lunes, 28 de septiembre de 2009

Una ordenanza que regula el tránsito en Municipio Caroní.

Con fecha 28 de septiembre 2009, el Correo del Caroní, registra como nota de prensa, la entrada en vigencia una nueva ordenanza municipal en materia de transporte y tránsito, aprobada por la Comisión de Transporte y Vialidad del Concejo Municipal de Caroní, que busca regular este servicio público, con normas destinadas a conductores y usuarios, a fin de mejorar el sistema.

La nota señala que algunas de las sanciones serían aplicadas a:

-Los choferes que mantengan el volumen alto de la música, infrinjan los límites de velocidad,
-A quienes por negligencia causen destrozos en las defensas, aceras, brocales, señalizaciones, semáforos y bienes pertenecientes a la municipalidad,
-A los transportistas que recojan pasajeros fuera de las paradas establecidas, así como también a los conductores que se estacionen en los espacios destinados para los microbuses.

Según Eloy Cabrera, presidente de la comisión, la ordenanza también establece la integración de los consejos comunales y el consejo consultivo de transporte, con el propósito de “fiscalizar mejor el servicio en el municipio Caroní”.

El diario destaca que la poca difusión de estos estamentos genera desconocimiento en el colectivo guayanés, tanto en usuarios como en quienes prestan el servicio, lo que dificulta el cumplimiento de las normas que en este caso acarrea incluso sanciones a nivel tributario.

Fuente: http://www.correodelcaroni.com/content/view/137315/1/

viernes, 25 de septiembre de 2009

Rindiendo cuentas Concejal en el Zulia

Con fecha 23 de agosto de 2009, La Verdad, diario del Zulia, registra la rendición de cuentas que hace de sus cuatro años de servicio y gestión social, Juan Pablo Guanipa, concejal por el partido Primero Justicia, a la calle 74 con avenida 2B del sector La Cotorrera.

La nota de prensa registra la siguiente declaración de Guanipa:

"Todos los funcionarios públicos estamos obligados a rendir cuentas y por eso estoy aquí, en una de las comunidades que vivió cómo si es posible conseguir la conclusión de obras importantes con la coordinación de los niveles de gobierno. Cuando iniciamos nuestro período asesoramos legalmente y de manera gratuita a estos vecinos a que se organizaran, y consiguieron parte del embaulado de la cañada con la Gobernación y otra parte con la Alcaldía, cuando sus líderes eran de partidos contrarios".

Asegura que muchos podrán decir que están como concejales de manera ilegal porque fueron electos por cuatro años que ya pasaron, pero deben esperar a que el Consejo Nacional Electoral autorice y planifique las nuevas elecciones luego que se cambiaran las reglas del juego con la nueva ley de procesos electorales.

Sobre la gestión legislativa y política la nota de prensa destacó:

* Al menos 32 ordenanzas se promulgaron por los concejales en los cuatro años de gestión
* Un aproximado de 12 mil 500 vecinos asesorados legalmente y de manera gratuita para la conformación de consejos comunales, asociaciones de vecinos y sobre las gestiones ante los organismos gubernamentales
* Alrededor de 25 denuncias interpuestas para instar a los órganos contralores a investigar irregularidades
* Resolución de más de 892 problemas a través de mil 500 programas de TV con el nombre De acuerdo

Fuente: http://www.laverdadzulia.com/detnotic.php?CodNotic=18778

Sobre la obligación de rendir cuentas de los alcaldes.

El Diario Los Andes, Mérida, de fecha 10 de agosto de 2009, registra una nota de prensa en la que señala que Dirigentes del partido Un Nuevo Tiempo, en representación de los habitantes de Tulio Febres Cordero, introdujeron una solicitud ante la Contraloría Municipal, la cual insta al alcalde William Díaz a presentar las cuentas de su gestión.

Así mismo presentaron una serie de denuncias por cuanto no ha rendido cuentas durante tres años consecutivosDagoberto Morales, miembro de la dirección municipal del partido Un Nuevo Tiempo (UNT) en el municipio Tulio Febres Cordero, introdujo una solicitud ante el contralor de la jurisdicción, Rodhny Espinoza, como exigencia para que el alcalde William Díaz presente ante los ciudadanos su memoria y cuenta. Dicha solicitud iba acompañada de un fajo de documentos contentivos de diversas denuncias.


La nota de prensa destaca que el artículo 91 de la Loppm, señala:

"Pasados treinta días consecutivos de la oportunidad fijada para la presentación de la rendición de cuentas sobre su gestión o de las prórrogas concedidas por el Concejo Municipal o por la Contraloría Municipal, según sea el caso, sin que el alcalde o alcaldesa haya cumplido esta obligación de manera oficial, el Concejo Municipal o la Contraloría Municipal declararán, en la respectiva situación, la falta grave del alcalde o alcaldesa en el ejercicio de su cargo por omisión de deberes legales del mismo y será causal conforme a la ley, para solicitar la intervención del Ministerio Público a todos los efectos legales. Igualmente, se procederá, en caso de no presentar oportunamente la rendición pública de cuentas, de la misma forma, cualquier ciudadano o ciudadana podrá acudir por ante la Fiscalía o Contraloría General de la República a denunciar este incumplimiento".

Fuente: http://diariodelosandes.com/content/view/89227/105694/

La evaluación de la gestión de un concejal.

¿Cuál es el rol de un Concejal?.

Si leemos el artículo 92 de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal (LOPPM), podemos entender que el Concejal viene a ser el legislador local, sobre los temas que por competencia le son establecidos y que tienen relación directa con la vida local de la comunidad. Además tiene el rol de ser el contralor político de la gestión del ejecutivo municipal.

Cuando uno habla con vecinos, o asiste a algún evento, uno descubre que hay un importante vacío de información y de formación ciudadana en cuanto al conocimiento de las funciones y del rol que juega el concejal en el municipio respectivo. A tal punto que una vez en una comunidad del Municipio Baruta, me conseguí con un vecino que me afirmaba que el rol del concejal era organizar jornadas, mesas tecnicas y realizar actividades comunales, pero nunca mencionó el rol legislativo. Eso si el mismo vecino tampoco tenía idea sobre la existencia de las ordenanzas y su aplicación, pero cree en la importancia del voto. ¿Cómo fortalecer la democracia participativa y las instituciones, si creyendo en el voto, no exigimos posterior cumplimiento de sus obligaciones a quienes han sido elegidos?.

¿Cómo puedo controlar a un Concejal?

Veamos en el caso particular de los Concejales, cómo opera el control ciudadano sobre su gestión.

Para ello debemos partir por conocer el artículo 8 de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal (LOPPM), que expresamente establece la obligación de las autoridades municipales de presentar iinformes sobre su gestión y rendir cuentas, las cuales deben ser:
-Públicas,
-Transparentes,
-Periódicas,
-Oportunas.

Y además que esa rendición de cuentas, dice el propio artículo debe ser "ante las comunidades de su gestión".

Para tal fin esa autoridad municipal, que en este caso hablo del Concejal o Concejala, debe garantizar la información y convocatoria oportuna y los mecanismos de evaluación pertinentes, acerca de los recursos asignados, y los efectivamente dispuestos, con los resultados obtenidos.

Es evidente que si su función es legislativa y de control político, los resultados deben medirse en base a estas dos funciones concretas, con ello se dan los primeros elementos sobre el cual el vecino puede construir una Contraloría.

¿Cuándo debe presentar el Concejal esas cuentas?

El artículo 95 de la LOPPM, en las atribuciones del Concejo Municpial, establece en su numeral 21 lo siguiente:

21. Los concejales y concejalas deberán presentar dentro del primer trimestre del ejercicio fiscal respectivo, de manera organizada y pública a los electores de la jurisdicción correspondiente, la rendición de su gestión legislativa y política del año inmediatamente anterior, en caso contrario, se le suspenderá la dieta hasta su presentación.

Es claro este artículo, porque ubica esta rendición en el primer trimestre del ejercicio fiscal de cada año. Ratifica que debe ser ante los electores de la jurisdicción correspondiente y lo que afirmaba previamente, que ese informe debe ser sobre su gestión legislativa y sobre su gestión política del año anterior.

Este numeral del artículo 95, es importante porque además sanciona a quien no cumpla con esta obligación, a través de la suspensión de la dieta correspondiente, hasta tanto presente su cuenta.

Importante es destacar que esta obligación, para algunos, entra en contradicción con lo que está previsto en el artículo 274 de la LOPPM, que dice:

Artículo 274: Los ciudadanos y ciudadanas podrán solicitar que, a través de alguno de los medios de participación previstos en el Municipio, el alcalde o alcaldesa, los concejales o concejalas y el cuerpo colegiado de las juntas parroquiales rindan cuenta de una gestión determinada, antes de la finalización de su mandato.

Pues esta norma pareciera que limita la rendición para una fecha previa a la finalización del mandato, lo cual es un criterio que no es compartido por la mayoría.

¿Ante quién se denuncia la ausencia de rendición de cuenta a sus electores?

Si partimos que la Contraloría Municipal ejerce el control sobre los órganos del poder municipal, y que una de sus competencias es controlar la eficacia, la legalidad y los resultados de la acción administrativa de esos órganos, éste seria la instancia apropiada para formular la denuncia.

¿Cómo hacer para exigir la rendición de cuentas?

El artículo 274 establece que los ciudadanos, pueden a través de cualquiera de los medios de participación que están previstos a nivel municipal, a saber:

1. Cabildos abiertos.
2. Asambleas ciudadanas.
3. Consultas públicas.
4. Iniciativa popular.
5. Presupuesto participativo.
6. Control social.
7. Referendos.
8. Iniciativa legislativa.
9. Medios de comunicación social alternativos.
10. Instancias de atención ciudadana.
11. Autogestión.
12. Cogestión.

El enunciado que hace el artículo 264 no es excluyente del reconocimiento y efectividad de otras modalidades de participación en la vida política, económica, social y cultural del Municipio. Por supuesto de la lectura de estos 12 mecanismos, sólo puede señalarse que las Asambleas Ciudadanas y una modalidad de Contraloría Social, serían las dos instancias naturales para este tipo de control sobre la gestión legislativa y política de los Concejales.

Una reflexión sobre el rol del ciudadano en los temas municipales.

Cuando he tenido la posibilidad de asistir a algun foro, o reunión con vecinos, siempre hago el mejor esfuerzo posible para lograr informar y formar a cada grupo en algún tema específico, que por supuesto se relacione con la agenda que se ha propuesto en principio.

Siempre que abordo el tema de Participación Ciudadana, hago algunas preguntas al público, como por ejemplo:

¿Cuánto de los presentes les motiva, les llama la atención o han participado en las mesas electorales durante los procesos electorales?

¿Cuántos consideran que es importantísimo garantizar la transparencia en los resultados de su propia mesa electoral?.

Por supuesto la respuesta es importante, significativa y notoria, la mayoría responde afirmativamente a la participación en procesos electorales y destacan la importancia de ser garantes de la transparencia electoral en el resultado de su propia mesa.

Pero luego, la situación cambia drasticamente cuando pregunto:

¿Cuánto de ustedes vecinos tienen la motivación, les llama la atención o han generado acciones para llamar o convocar a su concejal elegido, a los fines de que rinda cuentas?.

La respuesta de la mayoría es que a nadie le motiva esto, sienten que es perder tiempo, e incluso hay un importante nivel de desconocimiento en la sociedad en general sobre el rol que ocupa en el marco de la organización municipal el Concejal, por ejemplo.


Tan importante es la participación ciudadana en la mesa electoral, como la participación ciudadana en los temas locales.  Si un proceso electoral genera dudas, se debilita la confianza ciudadana en el proceso que legitima la autoridad pública; y si las autoridades locales no facilitan la participación ciudadana en los asuntos locales, brindando información, permitiendo y activando los mecanismos legales para participar,  igualmente ello contribuye a debilitar la confianza en los representantes electos y en las instituciones políticas respectiva.

¿Cómo podemos exigir, exhortar y demandar por una mejor democracia, si desde lo local, descartamos la posibilidad cierta, real e inmediata de exigir nuestros derechos como ciudadanos y demandar que los representantes electos garanticen resultados en su actuación pública y faciliten la información necesaria para legitimar esa de su labor?.

Hay quienes argumentan, que aún cuando se participa, la realidad dice que los representantes electos no cumplen con sus electores, obvian muchas veces el vinculo de representación que les legitiman, por lo tanto, es mejor no perder tiempo. En este caso, debemos preguntarnos: ¿Cómo se va a sentir una autoridad local obligada a cumplir con su elector, si tienen la comodidad de tener a unos electores que otorgan un cheque en blanco y luego no demuestran interés por involucrarse en los asunyos públicos que corresponda e incluso cuando se hace la rendición de cuentas de la gestión para la cual fue elegido?.

La participación no se decreta, la participación es un proceso gradual que se va desarrollando en la medida que el propio ciudadano asume el compromiso de ejercer su derecho a participar, pues, sólo así, experimentándolo, logra entenderlo y valorarlo como herramienta útil; ello debe complementarse con el compromiso de las autoridades a ser receptivos y a facilitar los mecanismos legales correspondientes para que esa participación sea efectiva y útil, para así contribuir a alimentar la confianza ciudadana en la participación, en las instituciones políticas y en sus autoridades electas.

Carlos Romero Mendoza.