viernes, 13 de agosto de 2010

El FUTURO DEL MUNICIPIO ¿EN MANOS DE QUIEN ESTA?

Se ha creado la Asociación de Alcaldes del Pueblo y en dos oportunidades se han pronunciado públicamente sobre el tema del debilitamiento institucional del municipio provocado desde la Asamblea Nacional y que sin duda alguna, viene a lesionar de manera directa la capacidad de maniobra o de respuesta institucional cercana e inmediata al ciudadano, al elector, al vecino, que acude al poder municipal en busca de una respuesta a sus problemas inmediatos.


La situación es compleja, lo sabemos, este esfuerzo de agruparse a nivel nacional es por demás, necesario, lógico y constructivo, y debe trascender a un nivel que promueva, motive y estimule el encuentro con el vecino, el elector y el ciudadano, para que en conjunto el soberano y su elegido aborden con mucha responsabilidad el tema del futuro del municipio como organización política territorial primaria; más cuando no sólo se amenaza su capacidad de respuesta por la vía de la transferencia directa de recursos, sino también, cuando se van creando otras figuras que podrían alterar la organización territorial y convertirse en unas instancias de transición para llegar a formalizar el llamado Estado Socialista.

La Ley Orgánica del Poder Público Municipal del año 2004, como marco legal y constitucional presenta dos instancias que permitirían a los Alcaldes y demás autoridades municipales, así como a los propios vecinos, articular una serie de acciones soportadas en el marco de nuestro ordenamiento jurídico, que a la luz del mundo entero representarían el más genuino ejemplo de la acción ciudadana legítima y legal de debatir sobre lo local en la búsqueda por reconstruir los espacios para la diversidad política en el país.

Me refiero a la histórica figura del Cabildo Abierto y a la Asamblea de Ciudadanos, dos instancias que existen Constitucional y legalmente como medios de participación ciudadana, que pueden ser espacios para que las alertas que han expresado los Alcaldes tengan un respaldo directo legal, legítimo, institucional y constitucional por parte de los electores, vecinos y ciudadanos.

El Cabildo Abierto es sin duda la figura local más antigua de nuestra historia Republicana, que nos vincula con hechos históricos de gran trascendencia como lo ocurrido un 19 de abril de 1811, y que el Alcalde como autoridad puede tomar la iniciativa de convocarla y así, con todos sus integrantes analizar la realidad municipal y establecer acciones a tomar. Por otro lado los vecinos en una Asamblea de Ciudadanos, y en el ejercicio de su derecho a participar directamente en los asuntos públicos, pueden hacer lo mismo para que a nivel local los demás vecinos que conviven en la zona conozcan y entiendan la situación que hoy tenemos en nuestro espacio más inmediato: el ámbito municipal.

El tiempo histórico nos pide retomar el contacto elegidos - soberanos, el espíritu de una sociedad que históricamente ha encontrado en las leyes la mejor manera de organizarse y luchar por sus derechos; y que además encontró la participación como medio para ser protagonista de su propio desarrollo y corresponsables del futuro. ¿Servirá eso de algo?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario