lunes, 7 de febrero de 2011

Sobre el servicio que prestaban las JUntas Parroquiales.

Con fecha  7 de febrero 2011, el portal web El Universal, informa que la recepción de denuncias, la tramitación de títulos supletorios, la emisión de cartas de buena conducta y sobre todo el nexo entre la comunidad y las autoridades quedó en el limbo tras la eliminación de las juntas parroquiales una vez aprobada la reforma de la Ley de Poder Público Municipal.

Hasta el 28 de enero los funcionarios prestaron servicio, así que las alcaldías ya empezaron a establecer mecanismos para evitar el vacío que deja la ausencia de los miembros de juntas parroquiales.

Gerardo Blyde, alcalde de Baruta, plantea la inauguración de oficinas de atención directa a los vecinos. Asimismo, señala que servicios específicos -como la atención jurídica que se ofrecía en la sede de las juntas- serán asumidos por otras direcciones de la alcaldía.

Según explica Blyde, las tres sedes que servían a los funcionarios parroquiales serán ajustadas para nuevos proyectos. La oficina de El Cafetal será transformada en un centro de atención médica y en Las Minas la mitad de la sede servirá para la atención al ciudadano y en el resto se plantea la construcción de una oficina de vigilancia epidemiológica. En Nuestra Señora del Rosario también tendrán funcionamiento compartido, entre una unidad de atención primaria y la sede de la oficina de Justicia de Paz.

En El Hatillo tan solo funcionaba una junta parroquial, pero para la alcaldesa Myriam Do' Nascimento su desaparición les genera un impacto significativo. "En la junta se encargaban de la atención de los mercados municipales, de lo relacionado a la tramitación de denuncias, aquí no tenemos jueces de paz, así que ellos asumían esa labor. Ellos eran la primera instancia de atención al ciudadano", acota.

En este municipio será la Dirección de Atención al Ciudadano la que se encargará de asumir estas labores. Sin embargo, Do' Nascimento, tiene fe en que el Tribunal Supremo de Justicia ofrecerá una respuesta al recurso de nulidad interpuesto para suspender los efectos de la reforma de la ley.

Emilio Graterón, alcalde de Chacao, recuerda que en este municipio las juntas parroquiales tuvieron grandes logros al trabajar de la mano con grupos como la Juventud Prolongada y el programa denominado Capital Espiritual.

"La eliminación de las juntas tiene un impacto muy grande en lo que significa la cercanía del poder local con el ciudadano y en lo que significa la posibilidad de concretar muchas iniciativas de organizaciones sociales. Pero nosotros le aseguramos que esta decisión política no va a tener efecto negativo para los vecinos", dice.

A pesar de esto, el mandatario local confía en que el TSJ se pronuncie sobre el recurso interpuesto. "Si el TSJ no reconoce la ilegalidad y la inconstitucionalidad de esa reforma, daremos otro paso, quizás más político que operativo, pero será significativo", advierte.

Desde la alcaldía de Sucre, Carlos Ocariz señala que quizás no muchas personas tenían claro el papel de las juntas parroquiales, pero cree que la solución no era eliminarlas, sino potenciarlas.

El mandatario local señala que las sedes de las juntas parroquiales seguirán prestando servicios a la comunidad. "Estamos buscando utilidad para los espacios y los miembros pueden tener por seguro que no les vamos a cerrar las puertas, porque muchos de ellos son buenos dirigentes populares", comenta Ocariz.
Fuente:
http://www.eluniversal.com/2011/02/07/ccs_art_alcaldias-mantendran_2184608.shtml?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=newsEUccs

No hay comentarios:

Publicar un comentario