viernes, 16 de diciembre de 2011

Una experiencia de participación ciudadana en la rendición de cuentas de un alcalde.

Se imaginan que el Consejo Local de Planificación Pública –CLPP- asumiera el reto de ser un espacio en el cual el Alcalde presentara su rendición de cuentas anuales y asumiera el reto político de acercar al ciudadano la posibilidad de evaluar su gestión.

Hasta ahora el CLPP ha sido una instancia incómoda para concejales y alcaldes, desconocida para los ciudadanos en general, y limitada a los recursos que puedan garantizar un Plan de Inversión producto del presupuesto participativo. Así como está hoy, el CLPP es una instancia absolutamente inoperante porque no contribuye en nada a fortalecer la participación ciudadana en la gestión pública, y menos aún a generar un debate amplio sobre los problemas y necesidades de las comunidades.

El pasado 5 de diciembre del año 2011 la alcaldesa de Aguascalientes, México, Lorena Martínez, asumió la iniciativa de promover el programa “Participación Ciudadana en la Evaluación de la Gestión Municipal”. El programa consistió en no sólo presentar su rendición de cuentas ante el cabildo como lo ordena la legislación mexicana, sino que además extender la rendición de cuentas ante los ciudadanos a través del denominado Consejo de la Ciudad.

El Consejo de la Ciudad es una instancia pública en la que las autoridades locales y los sectores de la sociedad debate y acuerdan temas estratégicos de desarrollo de la ciudad, es un foro de encuentro para que los asuntos públicos sobre el desarrollo de la comunidad sean tratados de manera plural, organizada y democrática, y una herramienta fundamental de interrelación entre las autoridades de gobierno municipal y los ciudadanos de esta población de 797 mil habitantes.

Si lo vemos como una instancia institucional creada legalmente para el debate sobre el desarrollo de la ciudad y en la cual se encuentran electos con sus electores, podríamos decir que nuestro CLPP en esencia es un espacio que reúne esas mismas características.

La metodología para desarrollar el programa “Participación Ciudadana en la Evaluación de la Gestión Municipal buscó en primer lugar captar opiniones e inquietudes de todos los habitantes, a tal fin habilitaron tanto un correo electrónico, como 11 buzones de centros comerciales y crearon unos puntos de consultas en la ciudad para garantizar el contacto con el ciudadano. En segundo lugar, recibidas las opiniones e inquietudes el segundo paso fue recopilarlas, procesarlas y agruparlas en el marco de los ejes del Plan de Desarrollo Municipal de Aguascalientes.

Para el 12 de diciembre 2011 una nota de prensa informaba de la existencia de más de 300 preguntas e inquietudes y para el 15 de diciembre se reportaba la asistencia de más de 1.500 ciudadanos en esta rendición de cuentas públicas a través del Consejo de la Ciudad, espacio institucional en el cual la Alcaldesa escuchó y respondió los cuestionamientos y propuestas ciudadanos sobre las principales demandas de la población en los ejes de Gobernanza, Equidad y Competitividad como parte de la nueva política .

La Alcaldesa en este evento afirmó: “Apuntalamos en una profunda creencia de que la mejor manera de construir un gobierno de resultados es cuando se camina de mano de los ciudadanos y por eso decidimos fortalecer al Consejo de la Ciudad haciendo reformas importantes en el Código Municipal”.

Una rendición de cuentas que salga de las paredes de un Concejo Municipal, y que sea compartida con los ciudadanos en una instancia institucional y legal, en la cual por su propia naturaleza se impone el debate sobre los asuntos locales, permite reforzar la legitimidad de una gestión local, y contribuye a generar la sensación de transparencia de la misma; además, una iniciativa como ésta, logra reconstruir los lazos ciudadanos con la representación política electa para conducir los destinos locales.

Una iniciativa como la que comento de Aguascalientes en México, ratifica que una metodología que acompañe un proceso participativo logra que el ciudadano experimente la participación ciudadana como algo real y útil, es decir le da sentido a la participación, más cuando ésta cuenta con la voluntad política de la máxima autoridad del municipio, lo que representa un acto de respeto al ciudadano en su condición de elector y soberano.

Pensar en un CLPP que pueda servir como espacio para el encuentro autoridades electas y ciudadanos electores, para debatir, discutir y elaborar un Plan Municipal de Desarrollo que impulse la descentralización, que vincule al ciudadano con el gobierno local y que lo acerque a los asuntos públicos de su municipio, impone sin duda replantear esa instancia responsable de la función planificadora del municipio, así como también amerita una exhaustiva revisación de todo el Sistema Nacional de Planificación. ¿Qué pensarán los candidatos a Alcaldes y a Concejales sobre este tipo de iniciativas?. Es sólo una idea y una reflexión que surge de una experiencia mexicana.

Carlos Romero Mendoza.

Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario