miércoles, 19 de diciembre de 2012

El 16 de diciembre abre una oportunidad política y ciudadana.


Tomás Straka nos dice: “Desde 1810 estamos convocando elecciones.  Es una tradición que ha vencido las más variadas adversidades.”   Advierte que nunca “hemos dejado de de cumplir con el rito de votar, que a partir de 1945 empezó a ser más que eso, un simple rito”.  Agrega además en un artículo publicado en la revista Desafíos de la Historia, No. 30, que “algo en nuestros valores sobre lo que es y sobre lo que debería ser una república hay en los comicios que nos impidió renunciar a ellos.  Algo que brota con toda su fuerza en la revolución democrática de mediados del siglo XX que se extiende hasta hoy”. 

Esta dinámica de votar prácticamente todos los años, va agotando al ciudadano, pero además, el reconocer que para algunos el voto tiene un valor monetario, como producto de una manipulación grosera ante la necesidad humana, puede llegar a convertir ese deber cívico en un ritual necesario para que tengamos un rostro de democracia.

Hoy más que nunca se hace necesario reflexionar y revisar lo que Straka llama “nuestros valores sobre lo que es y debería ser una República”, para reencontrar allí las razones suficientes para no renunciar al voto como derecho político. 

Para ello, es esencial que se abran los espacios para el encuentro entre partidos políticos, dirigentes, representantes electos y ciudadanos; además, entre éstos y las organizaciones que hacen vida en cada una de nuestras comunidades, pues cómo nunca antes, el país reclama que nos reencontremos y retomemos esos valores cívicos que son necesarios para la defensa de un espíritu ciudadano que tenga la capacidad de recuperar una democracia que funcione para todos.

Los resultados de las elecciones del pasado 16 de diciembre de 2012, brindan a la sociedad democrática una oportunidad única, que el tema de una eventual elección presidencial no debe opacar; me refiero a la posibilidad de abrir el debate nacional sobre el tipo de federalismo que somos y que queremos ser, y el diseño de descentralización que el país reclama.

El hecho que los resultados electorales confirmen que la mayoría de los Consejos Legislativos Regionales tienen una integración mayoritaria de representantes del oficialismo, abre las puertas para que desde ese espacio –en teoría- de representación popular, vaya impulsando el diseño Comunal, independientemente si hay o no elección Presidencial.   El oficialismo por vía de los Consejos Legislativos Regionales tiene el camino abierto para demostrar que ese proceso de transformación del Estado es irreversible, pero la alternativa democrática tiene a su vez la oportunidad de demostrarles que eso no es así.

Como se ha advertido, desde los Consejos Legislativos Regionales, se pueden dictar leyes estadales que reorganicen territorialmente a los Municipios que integran el Estado; a tal fin, cada Estado tiene su propia Constitución y sus propias leyes, por lo tanto el debate que se debe abrir, si acaso se pretende tomar esta ruta política, exige un liderazgo regional y local conscientes de la enorme responsabilidad que tienen, pues este debate no se puede dar desde el centro del poder en Caracas, este debate debe responder a las realidades locales y deba atender a las exigencias formales que cada Constitución y cada ley estadal en su caso correspondiente exige.

Si los Consejos Legislativos Regionales toman esta ruta, deben respetar fielmente el principio del artículo 16 de la Constitución mediante el cual el territorio nacional SOLO se organiza en Municipios y a tal fin, los liderazgos locales y regionales deben exigirlo en compañía con los ciudadanos.   

La existencia de una Mesa de Unidad, y de los lineamientos generales para un Gobierno de Unidad, la existencia de alcaldes electos por primarias, además de una elección municipal pendiente, son ingredientes que permiten construir un camino hacia la identificación de los consensos necesarios sobre nuestro diseño Federal y Descentralizado, que contribuya al debate regional y local, logrando con ello no imponer un pensamiento único, por el contrario, PERMITE construir una visión compartida del diseño de Estado que el país reclama.

Además, si el oficialismo no toma esa ruta, de todas formas las dos visiones de país se reencontrarán en las elecciones Presidenciales, cuando éstas se den, o en su defecto en las elecciones municipales, ¿cuál será primera?, sólo las condiciones físicas y mentales del presidente podrán determinarlo. 

La incertidumbre con las fechas electorales, no deja sin efecto que el eje central de estos procesos electorales es la definición del modelo del Estado. Por lo tanto mirar hacia las elecciones Municipales es una necesidad para poder desde la base de la organización política y social, proponer un proyecto alternativo de organización que se contraponga al Poder Popular, que además, no es inventado, sino que por el contrario es la raíz de esa República, que aún no logramos concretar desde 1811.

Hoy el país no nos permite dedicar los esfuerzos sólo a esperar al 10 de enero para apostar a un proceso de elección presidencial “express” como alternativa para que con el voto se recupere una democracia incluyente y por ende plural, que funcione para todos.

El tiempo histórico nos exige iniciar un debate desde los municipios, desde las regiones, es decir, desde abajo hacia arriba, que alimente de contenido concreto y específico un proyecto alternativo de país, con el que el ciudadano se identifique, y que esté inspirado en el Estado Federal y Descentralizado que aprobamos legítimamente en el año 1999 y que ratificamos el 2 de diciembre del 2010. 

Si desde el año 1810 estamos convocando elecciones y hoy a 200 años estemos en un debate sobre el diseño de Estado para el país, tal vez, lo que Venezuela exige hoy, es que alimentemos nuestra tradición electoral con participación ciudadana, que aprendamos de una vez por todas, que la figura de un Caudillo y la simple participación electoral, no resuelve los problemas de fondo de nuestro país, y por lo tanto que desde la participación, acompañemos a los partidos y éstos a su vez a la misma ciudadanía en la tarea única de recuperar el espíritu de la Democracia a través de la construcción de la ciudadanía desde abajo hacia arriba, a través precisamente del debate cívico, pacífico y constructivo del país que todos queremos.

Carlos Romero Mendoza.
@carome31

viernes, 7 de diciembre de 2012

El Municipio fuera de la fiscalización de la calidad de servicio eléctrico.


En el año 2011 en un espacio llamado: Encuentro Socialista para la Administración Pública del Sector Eléctrico[1]. el entonces ministro de energía eléctrica, Alí Rodríguez, señalaba que habían conversaciones con el Ministerio de las Comunas para crear mecanismos de participación del poder popular para la gestión del sistema eléctrico.

En ese Encuentro organizado para discutir las líneas estratégicas de la acción política 2011-2012, el ministro además señaló: "los consejos comunales pueden asumir funciones en la instalación y lectura de medidores, el control del robo de electricidad, el cuidado y mantenimiento de transformadores, incluso subestaciones. Para avanzar hacia ello se requiere que trabajadores y consejos comunales se encuentren, caminen juntos en ese sentido. Ya es el momento".

Por cierto en octubre del año 2009 el portal web de Nueva Prensa de Oriente [2], registraba la experiencia de una mesa Técnica de Electricidad, realizado en el Salón de Sesiones del Concejo Municipal del Municipio Sotillo, en la cual participaron, según la noticia publicada entonces, un total de 80 consejos comunales.

En aquella mesa se presentaron, supuestamente, un diagnóstico del problema eléctrico de la zona y se construyeron proyectos de servicio energético para lograr la resolución de los problemas locales.

Por cierto, es oportuno recordar que en la Ley de Electricidad del año 2011, los Municipios eran los responsables de promover la participación ciudadana en la fiscalización del servicio eléctrico, ello en respuesta a nuestro derecho ciudadano de organizarnos por ser Usuarios para ejercer la supervisión del servicio eléctrico.

En este sentido se dicta una resolución No. 056 del Ministerio para la Energía Eléctrica, publicada en Gaceta Oficial No. 40.065 de fecha 5 de diciembre de 2012, a través de la cual se delega en el Poder Popular, específicamente a través de los Consejos Comunales la facultad de fiscalizar la calidad del servicio eléctrico, pero condicionado a que éstas formas de organización comunitaria estén debidamente registradas ante el Ministerio de la Comuna e incorporadas a una Sala de Batalla, Comuna o Comuna en Construcción y que cuenten con un fiscal comunal de calidad de servicio eléctrico que durará 2 años en ese rol.

En la misma Resolución, crea un Sistema de Fiscalización Comunal integrado por Consejos de Integración Comunal y Consejos Regionales. Los primeros abarcan la agregación de los ámbitos territoriales de las salas de batalla social, comuna en construcción, comuna registrada u otras organizaciones del Poder Popular[3].

Por lo tanto la fiscalización de la calidad del servicio eléctrico en un momento histórico donde muchos sectores sufren precisamente de cortes eléctricos, queda en manos del Poder Popular y nuevamente el Municipio queda excluido en esa relación servicio eléctrico – usuario, y aún cuando promueva la participación para la supervisión, la efectividad de esa participación queda en manos del gobierno central y del Poder Popular.

Carlos Romero Mendoza

El secuestro del Municpio


Un Alcalde debe asumir la tarea de transformar el Municipio para convertirlo en un Municipio más desarrollado y con mejor calidad de vida para beneficio de todos los vecinos; a tal fin, la Ley Orgánica del Poder Público Municipal le otorga la herramienta del Plan de Desarrollo Local a través que es el producto de un proceso de diálogo y debate con el ciudadano en un espacio institucional llamado Consejo Local de Planificación Pública, al menos eso era así hasta el año 2010.

Esa posibilidad de conducir el desarrollo del Municipio, no trascendió al espíritu de la norma jurídica, quedó allí y hoy prácticamente su capacidad ha quedado limitada  por la incorporación de los órganos del Poder Popular al Consejo Local de Planificación, que sin duda imponen la visión del Estado Comunal por encima del diseño del Estado Federal y Descentralizado.

Una entrevista a un Alcalde en funciones publicada en el portal web de El Cumanés[1] de fecha 4 de diciembre de 2012, explica el debilitamiento progresivo que ha sufrido desde hace años el Municipio y que ha sido el producto del secuestro de la voluntad popular a través de la reinterpretación unilateral del concepto y alcance de la representación popular.

Leer esa entrevista no deja otra conclusión que en el Municipio Arismendi del estado Sucre, el Estado Comunal es un hecho presente y real, funcione o no. Además, el artículo me permite reiterar que la tesis de una “constituyente municipal” como estrategia para concretar la figura Comuna como entidad local es muy probable y en este caso hay un elemento para sostener ello.

El Alcalde del Municipio Arismendi del estado Sucre, afirma en la entrevista, que está recibiendo asesoría jurídica a los fines de generar una organización local en el marco de un nuevo orden territorial, basado en las Comunas, a través de una ordenanza.  Precisamente una ordenanza marco, era el resultado final de un proceso de constituyente municipal del año 2005, que además, exigía un referendo aprobatorio local con el cual se legitimaba la ordenanza y así, a través de ella transformar la organización local del Municipio.
  
Para el Alcalde de ese municipio del estado Sucre el diseño del Estado Comunal es un “atrevimiento” que busca hacer implosionar un sistema que está muriendo para darle nacimiento a otro, que según su visión, es más justo, participativo y democrático.  En ese sentido la Alcaldía como institución política no es más que una bisagra vinculante para ese fin y las parroquias son solo parte de una forma de organización que queda en el pasado.

En la entrevista se habla de un “territorio comunal” identificado como Juan Bautista Bisou conformando por 6 Comunas, entre las cuales organizan a 102 Consejos Comunales del Municipio; y se anuncia en ese reportaje que en enero 2013 se abrirá un proceso de debate con las bases sociales de Paria a los fines de diseñar el plan del Distrito Motor Paria y que para tal fin, se ha conformado una mancomunidad de Alcaldes de la zona.

Recordemos que el Distrito Motor es una figura que puede crear el Presidente y cuya autoridad única es designado por el Presidente, esta es una de las formas de organización del Estado Comunal, creada en el Reglamento del Consejo Federal de Gobierno y que responde a la idea de una reorganización territorial en forma de regiones, que están expresamente previstas en ese Reglamento.

Cuando se lee esa entrevista, surgen varias preguntas: ¿Cuál ha sido el papel y qué piensan los concejales de ese municipio, los partidos políticos que hacen vida allí, y en general, la sociedad sobre éste proceso en el cual les transforman el Municipio haciendo uso de la legitimidad obtenida a través del voto secreto, directo y universal de los vecinos?. ¿Han tenido el espacio y la oportunidad de hablar?.

Los Alcaldes de la alternativa democrática son aproximadamente un poquito más de 50 en un mapa de 335 municipios, y si asumimos que la posición de este Alcalde en funciones es compartida por todos los Alcaldes seguidores del presidente Chávez, entonces entendemos la pasividad y el silencio, así como la inminente amenaza que vive el futuro inmediato del Municipio, ante el silencio del CNE en definir la fecha para la elección municipal del año 2013.

Se hace necesario recuperar el concepto de representación popular, pues el secuestro de la autonomía y libertad del Poder Público Municipal ha impedido que desde la institucionalidad democrática, desde los mecanismos de participación ciudadana previstos legal y legítimamente, se defienda al Municipio como única expresión de organización territorial y como la instancia política efectiva más cercana al ciudadano.   Por el contrario, el Municipio lo han convertido, como dice el Alcalde del Municipio Arismendi en la bisagra para pasar al Estado Comunal.

Carlos Romero Mendoza

martes, 4 de diciembre de 2012

¿Por qué es difícil defender al Municipio?


No es fácil defender al Municipio, incluso a veces pareciera que el modelo o el diseño del Municipio, compite con el diseño de las Comunas, en igualdad de condiciones, es decir, uno y otro son modelos nuevos para muchos ciudadanos.

Buscando las razones por las cuales es difícil defender al Municipio, encuentro varios argumentos que comparto en esta reflexión, que por supuesto con el tiempo se irá alimentando para profundizar o para corregir las afirmaciones.  Veamos:

1.-  Nuestra ausencia de continuidad institucional.  Hasta el año 1989 las distintas reformas que se hicieron a la Ley Orgánica del Régimen Municipal de 1978, destacaban que hasta 1990 los estados tenían plazo para adecuar la división política territorial de sus propios territorios.  Hasta 1990 en la práctica aún permanecía en varios estados la estructura prevista en el marco de la Constitución de 1953: Un estado, se organizaba en Distritos y un Distrito se organizaba territorialmente en Municipios.  Por lo tanto, hay en Venezuela una generación que aún no llega a los 40 años, en cuyas partidas de nacimiento se destaca que nacieron en un municipio, que integra un distrito y que a su vez corresponde al territorio de un estado.  

Con esto quiero decir que al Municipio que hoy conocemos como el tercer nivel político de la división política territorial del país, lo conocemos desde los años 90s formalmente, aún cuando nació en la Constitución de 1961, hay 17 años desde la vigencia de la Constitución de 1961 y la primera Ley Orgánica del Régimen Municipal.

Pero además, desde 1978 y hasta 1988, el gobierno municipal era un cuerpo colegiado llamado Concejo Municipal, cuya máxima autoridad era el Presidente del Concejo, no había Alcalde, y existieron Juntas Comunales en algunos pequeños municipios.  Luego en el año 1988 cambia el gobierno municipal, y entonces crean la figura de los Alcaldes, pero con una particularidad:  el alcalde era presidente del Concejo Municipal y simultáneamente Alcalde, tenía a tal fin competencias como Presidente y competencias distintas, especiales, como Alcalde.  Es en el 2005 cuando hay una verdadera separación de poderes, y es esa separación de poderes que hoy conocemos.

2.-       La falta de desarrollo de las figuras políticas que son actores municipales:  La falta de apoyo a la figura de las Juntas Parroquiales, cesantes en sus funciones desde el año 2010, es consecuencia que no se desarrollaron en los 335 Municipios estas instancias; según el Universal del 17 de octubre 2010, de 335 Municipios, en 156 capitales -11 estados- nunca se llegaron a constituir gobiernos de ámbito parroquial.  

Además, a ello consideremos que entre 1989 y 2005 las Juntas Parroquiales no tenían competencias concretas, eran agentes de descentralización  lo cual no se concretó en la mayoría de los municipios donde existían.  Luego en el 2005 pasaron a tener competencias y se convirtieron en agentes de la desconcentración de la gestión local, pero quedaron cesantes en el 2010.  

Cuando analizamos el poco impacto que tuvo la reforma de la Justicia de Paz a nivel nacional, descubrimos igualmente que de 335 municipios, si mucho 10 de ellos lograron aprobar una ordenanza y desarrollar la Justicia de Paz como estaba prevista en la Ley Orgánica de Justicia de Paz de 1984.

3.-       La novedad de una institución.   El Consejo Local de Planificación Pública aparece en la Constitución de 1999 y desde entonces no ha sido comprendido en su justa medida por los dirigentes políticos y autoridades locales. A ello le sumamos que su primera ley aparece en el año 2002, pero que esta institución cada 4 años ha sido modificada en su conformación, la primera reforma se realizó en el año 2006, en el marco de darle autonomía a los Consejos Comunales y la segunda en el año 2010 en el marco de incorporar allí a las organizaciones del Poder Popular.

Precisamente la reforma del 2010, por imponer un cambio en el que incorporaban actores aún no existentes válida y legalmente, hizo que el Consejo Local de Planificación Pública, fuera el centro de polémicas y fuertes conflictos políticos en Maracaibo, Baruta, San Cristóbal, Diego Bautista Urbaneja, etc….

En estos tres aspectos -de muchos otros que existen- puedo encontrar algunos argumentos generales que me permiten entender las razones por las cuales hay poca identidad entre el ciudadano y el Municipio, así como también por qué es difícil valorar la descentralización, pues en los últimos 50 años no ha habido un solo modelo de organización local, desde donde construir la descentralización y acercar el poder de decisión al pueblo. 

Por lo tanto y conforme a nuestra tradición histórica, se puede proponer que las Comunas sustituyan a las Parroquias, y que esas Comunas sean menos burocráticas, más democráticas, y que simplemente se conviertan en una expresión de la organización local, vinculada y articulada con el Municipio para la planificación del desarrollo local y para facilitar la participación ciudadana desde la gestión local.

La propuesta de las Comunas, encuentra a un Municipio desnudo y tan nuevo, como la misma propuesta de las Comunas.  Incluso tan débil que hasta las elecciones locales, nuevamente, como en el 2010, están en stand by hasta nuevo aviso del CNE.

Carlos Romero Mendoza

viernes, 30 de noviembre de 2012

Las elecciones municipales una bandera para rescatar el hilo constitucional.


La Verdad anuncia que el CNE discutirá la fecha de elecciones locales el próximo año 2013, en ese sentido, la nota destaca que para la Unidad es inaceptable que se modifique la fecha  pues ello podría llevar a junio 2013 –como mínimo- la celebración de las elecciones municipales[1].

Nuevamente se repite la historia del año 2010, cuando al reformarse la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, se suspenden las elecciones locales para Concejales y éstas, desde entonces, han quedado suspendidas hasta nuevo aviso por parte del CNE. 

La gran diferencia al año 2010 es que hoy las Comunas son una propuesta política real y concreta, que aún siendo inviable su conformación en la práctica real y a corto plazo, se presenta amenazante con vaciar de competencias a la organización Municipal.

Resulta un contrasentido que los dirigentes políticos hoy nos convoquen a las elecciones regionales del 2012 usando a tal fin la bandera de la descentralización, pero que paralelamente no hayan acciones y exhortos al CNE para exigir que la fecha para renovar las autoridades municipales, actores claves de la descentralización real, sea definida con prontitud y celeridad antes del 2013.

Así como en el diseño Comunal se pierde el voto secreto, universal y directo, el Gobierno desde el 2010 ha logrado eliminar de la agenda electoral, la posibilidad de ejercer nuestro derecho constitucional a renovar las autoridades locales mediante el voto precisamente directo, secreto y universal; recordemos que esas autoridades que nos han impedido renovar son: concejales, juntas parroquiales y debo añadir recientemente a los jueces de paz.   Nuevamente el juego se repite.

Las elecciones municipales del 2013 se convierten en un importante símbolo político, quizá el último símbolo electoral que tenemos para enfrentar al modelo Comunal.   En tal sentido, creo que un proceso electoral que se alimente de la legitimidad del candidato a Alcalde y que se enriquezca con un proceso transparente de elección de candidatos a Concejales, puede atraer mayor atención de los ciudadanos y captar mayor participación electoral en las elecciones locales.

La elección municipal del año 2013 requiere de candidatos que vayan más allá de proponer un plan de gobierno, exige de candidatos para alcaldes y concejales que comulguen con una visión de gobierno y de organización local, para que en base a ello y de la realidad que les tocará asumir, construyan acciones concretas orientadas a recuperar la confianza y el valor del Poder Público Municipal frente al ciudadano.

En este sentido me pregunto: mientras el gobierno viene desde años atrás “vendiendo” las Comunas como un producto, ¿qué producto ofrece la Unidad democrática?.   En tal sentido no hay otro producto que el propio Municipio tal y como está previsto en la Constitución.  Ahora bien, ¿cuántos promotores están vendiendo el producto llamado Municipio?

Para que el Municipio sea la contraoferta a las Comunas, debe ser replanteado, es decir, se hace necesario, casi que urgente, que partidos y ciudadanía se encuentren para construir consensos sobre el modelo de Municipio que el país reclama para garantizar buenos y efectivos gobiernos locales para beneficio de todos los ciudadanos. 

El Municipio que nació en el año 2005 fracasó, la separación de poderes locales fue un obstáculo en muchos municipios; el Consejo Local de Planificación Pública fue una molestia, más que una instancia para el diálogo con los ciudadanos desde el 2002; la participación ciudadana en los asuntos locales fue más un sueño, que una realidad; en conclusión este municipio que hoy conocemos está débil y prácticamente está desnudo ante las Comunas, no lo abandonemos, pues hacerlo es desconocer la Constitución.

Carlos Romero Mendoza


miércoles, 21 de noviembre de 2012

¿Cómo debatir sobre las Comunas si no valoramos al Municipio?



Recientemente viajé a una zona rural del país a los fines de atender una invitación para informar sobre las Comunas, el Municipio y la participación ciudadana.  En la medida que me acercaba al pequeño pueblito, bien escondido entre montañas, me dirigí a un caserío y en ese recorrido me preguntaba ¿qué significado tendrá en ese espacio geográfico del territorio el Municipio y qué significado tendrá las Comunas?

Desde la plaza principal del hermoso pueblo, engalanado de naturaleza y silencioso por su tranquilidad, pude percibir físicamente una comunidad que claramente tiene la Revolución Bolivariana como su única referencia y al igual que en las ciudades, cuando consulté a un grupo de personas si conocían a su concejal, por ejemplo, la respuesta fue negativa.

Así como en sectores urbanos se pide información, se quiere mayor orientación, en aquél punto geográfico también se tiene las mismas inquietudes y las mismas dificultades en cuanto al registro, a la participación y a los recursos financieros a través de los Consejos Comunales.

Pregunté allí ¿qué era la Comuna?, y la respuesta fue sencilla: es la reunión de Consejos Comunales para construir proyectos macro.   Respuesta que no desarrolla para nada el concepto que se expresa en el diseño legal del “autogobierno comunal”.   Una respuesta además, que la veo reflejada en una nota de prensa publicada por el Ministerio de las Comunas de fecha 16 de noviembre del 2012[1], en la que presentan la Comuna como la forma de organización que garantiza a los jóvenes oportunidades de empleo y de adquisición de vivienda propia.

El artículo en cuestión presenta una “aparente” Comuna Socialista llamada “La Buena Cosecha” que se organiza en base a la creación de varias formas de organización de lo que hoy se ha presentado como economía comunal.  En esa Comuna llamada “La Buena Cosecha”, ubicada en el estado Táchira, el Ministerio para las Comunas informa que hay: una Empresa de Producción de Alimentos llamada Granja Integral “Los Jazmines”, administrada por un consejo comunal; una Empresa de Propiedad Social llamada “La Buena Cosecha” que es una planta despulpadora de frutas con más de 50 productores de la zona; otra empresa de propiedad social dedicada al transporte llamada “Colinas de Betanía”, y además 2 fincas productivas de propiedad social para el desarrollo cafetalero.

La nota de prensa señala que allí  hay 51 viviendas construidas por el Poder Popular y que la Comuna “La Buena Cosecha” se ha venido organizando desde el año 2010  para conformarse como una Comuna de 5.907 habitantes y 1.350 familias.  La nota de prensa señala que es hasta el año 2011 cuando logran redactar la carta fundacional, que es precisamente el documento que daría nacimiento a la Comuna.  La nota no señala nada sobre el tema de la aprobación de esa Carta Fundacional, pues la única forma que la Ley Orgánica de Comunas establece para que una Comuna sea formalmente asumida como tal es precisamente la aprobación popular de una Carta Fundacional.

Si el referendo es el mecanismo previsto para aprobar la Carta Fundacional de la Comuna, y si esa zona que se identifica como Comuna “La Buena Cosecha”, es similar al caserío que conocí, sin duda gana la Comuna, pues el vacío en información y presencia del Municipio hace que aquellos ciudadanos estén totalmente desvinculados al Municipio y sus instituciones, por lo tanto no logran valorar al Municipio como una necesidad.

Así como el Ministerio de las Comunas en su nota presenta las Comunas como una oportunidad para que los jóvenes consigan trabajo y para adquirir viviendas, ¿qué y quién presenta una oferta alternativa desde el Municipio?, para ello debemos preguntarnos:  ¿Existe una visión de municipio en esas comunidades por parte de los líderes locales que pueda presentarse como alternativa?.  

Hasta ahora sólo encuentro a mí alrededor debates, foros y asambleas advirtiendo los peligros de las Comuna, pero no encuentro ningún mensaje, ninguna propuesta, ningún debate sobre el Municipio, que permita comprender las ventajas del Municipio como modelo de organización para el desarrollo integral y el ejercicio de los derechos políticos de cada uno de los ciudadanos.   Por lo tanto no hay debate, sólo críticas y advertencias, pero no hay orientación, información y alternativa que se presente a los ciudadanos para que compren la idea de rescatar al Municipio y sus instituciones.

El Municipio que se diseñó en el año 2005 está en crisis, las Comunas no sólo aparecen como entidad local especial dentro del Municipio a partir de la reforma de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal en el año 2010, sino que además, son actores principales en el Consejo Local de Planificación Pública, instancia corresponsable de la función de planificación del Municipio.   Como sociedad nos hemos olvidado del Municipio. Es el momento de repensar el Municipio.

Carlos Romero Mendoza.

lunes, 12 de noviembre de 2012

¿Se estará iniciando el camino hacia una Constituyente Municipal?

Cuando veo un titular como el que registra El Universal que se lee: Gobierno inicia proceso constituyente para elaborar el Plan Socialista[1]  y cuyo texto firmado por Ocarina Espinoza concluye señalando expresamente que “en todos los estados del país el proceso constituyente arrancó bajo la organización de los candidatos a las gobernaciones y alcaldías del oficialismo" viene a mi mente rápidamente la estrategia política llamada: constituyente municipal. 

La constituyente municipal fue un proceso político que se intentó aplicar en el año 2005 en el municipio Torres del estado Lara, bajo el liderazgo de Julio Chávez, entonces alcalde, hoy diputado a la Asamblea Nacional.   Posteriormente por allá en el año 2009 se retomó la intención de impulsar eso que se llamó constituyente municipal en los municipios José Félix Ribas del estado Aragua y en Simón Bolívar de los Valles del Tuy, pero esos procesos no lograron cristalizar su misión.

La misión que se perseguía con ese proceso constituyente municipal lo decía claramente Julio Chávez en un libro que en el año 2008 escribió Marta Harnecker sobre este tema cuando afirmó que era absolutamente necesario construir un nuevo Estado sobre las ruinas del viejo, demoliendo la estructura del viejo Estado y levantando un Estado que le posibilite al pueblo gobernar[2] y entonces planteó que las Comunas como producto de una constituyente municipal era la forma para lograr esa transformación.

Retomo este tema, porque si el proceso de debate del Plan Socialista 2013-2019 lo encabezan los candidatos a las elecciones regionales y locales, no hay que descartar que mañana el proceso de creación de las Comunas y las elecciones locales se encuentren, y que bajo el manto de una campaña mediática y de mercadeo político, se dibuje un proceso político de constituyente municipal con el cual se dé una última estocada al poder público municipal y al municipio como organización política territorial.

Con esta iniciativa del gobierno central, pareciera que nuevamente nos quedamos sin un proyecto político alternativo de país, la Unidad pareciera se agotó con las presidenciales.  Extraño una campaña integral, en la que los candidatos a gobernadores se acompañen con sus candidatos a legisladores regionales y en la cual 335 candidatos a gobierno local con sus candidatos a concejales es explique al ciudadano el significado y valor de la descentralización y del municipio.

Lamentablemente en relación a la defensa del Federalismo es complicada, porque desde 1811 aún no terminamos por entender su significado y valor en el diseño del Estado.   

Carlos Romero Mendoza.


[2]ROMERO, Carlos.  Constituyente Municipal como antecedente de la Ley de Comunas. 28 de agosto de 2010. En línea: http://estado-ley-democracia.blogspot.com/2010/08/constituyente-muncipal-como-antecedente.html

domingo, 21 de octubre de 2012

Comuna vs Municipio


El Presidente Chávez reconoció en reunión con sus ministros que las Comunas no han avanzado e incluso advirtió que éstas han perdido su espíritu.[1]

El Presidente se preguntó según nota de prensa de VTV: "¿Acaso las comunas es sólo para el Ministerio de las Comunas?". Y al respecto expresó:  "Yo voy a tener que eliminar el Ministerio de las Comunas, lo he pensado varias veces. Nosotros hemos asumido que el problema de las comunas es de un ministerio, y ese es un gravisimo error que se está cometiendo y seguimos cometiendo".  En este sentido encomendó a Nicolás Maduro la tarea de impulsar la conformación de las Comunas.

Es importante recordar que  cuando en el 2006 se impulsaba los Consejos Comunales el Presidente también regañó a su gabinete porque no se estaba dando suficiente impulso y atención a ese proceso de conformar Consejos Comunales.

Con el resultado electoral del pasado 7 de octubre y con este anuncio se puede claramente interpretar que hacia adelante las Comunas se irán formalizando como política de gobierno, pues las Comunas son el espacio necesario para impulsar el diseño del Estado Comunal y de darle vida al llamado Poder Popular. 

Siempre se ha subestimado el tema de las Comunas, como en su momento se subestimó el tema de los Consejos Comunales, pero independientemente del análisis que hagamos sobre el funcionamiento y utilidad práctica de estas instancias, hay una realidad: el municipio está siendo desmantelado y las asociaciones de vecinos fueron sustituidas por los consejos comunales.

Con la Red de Encuentro Ciudadano en el año 2010, aún siendo proyecto de ley, realizamos más de 28 asambleas de ciudadanos y como consecuencia de ello entregamos a más de 20 alcaldes y a un grupo de diputados recién electos varios Manifiestos Ciudadanos en los cuales, ciudadanos de los municipios del área metropolitano exigíamos por un lado que asumieran la defensa del Municipio como forma de organización del territorio nacional y por otro lado, que unieran esfuerzos para exhortar al Consejo Nacional Electoral a convocar las elecciones locales previstas entonces para diciembre 2010.  

Las elecciones locales del 2010 no se dieron y ahora esperamos a que se convoque para abril 2013, pero rumores de pasillos ponen en duda la convocatoria a esas elecciones locales.     Han pasado 2 años de ese evento cívico en el cual la Red de Encuentro Ciudadano entregó esos Manifiestos a las autoridades legítimas y nuevamente, ahora más que nunca, es necesario defender el Municipio y ello pasa por exigir la convocatoria oficial de las elecciones locales abril 2013.   Tarea que principalmente deben asumir e impulsar los partidos políticos, los candidatos a cargos de elección popular y los integrantes de la Mesa de Unidad.

Como referencia y respaldo a mí escrito invito a leer esos manifiestos entregados en noviembre 2010 a través de los siguientes links:



Carlos Romero Mendoza.

jueves, 4 de octubre de 2012

El CLPP en San Cristóbal, se activa con participación ciudadana.

La Alcaldía del Municipio San Cristóbal continúa realizando las jornadas de Consultas Públicas como parte de las actividades de Presupuesto Participativo programadas en el marco del evento “San Cristóbal Ciudad Participativa” con miras al Plan de Inversión 2013.
Informo la alcaldesa Mónica García Tezzi, que se está ejecutando un Plan de Acción en el que participan más de 200 funcionarios Municipales de las diferentes dependencias del Ayuntamiento capitalino, quienes están distribuidos por zonas realizando todo un proceso consistente en prediagnóstico, diagnóstico comunitario y consultas públicas en 26 sectores de las cinco parroquias.

La actividad se está desarrollando en tres momentos -indicó la fuente- “El prediagnòstico” que consiste en la elaboración de encuestas a los dirigentes vecinales y Consejos Comunales, para obtener datos específicos sobre características de cada comunidad. El segundo momento es el “Diagnostico” mediante el cual se desarrollan asambleas de ciudadanos y mesas de trabajo donde los vecinos tienen la oportunidad de proponer, discutir, seleccionar y jerarquizar propuestas o necesidades comunitarias.

En este sentido, con la participación de unas 500 personas dichas actividades se han realizado en las canchas deportivas del Barrio El Río, San Martín y La Guacara, aldea Pericos, parque Los Escritores, Macanillo, escuela Simón Rodríguez, Cueva del Oso, plaza Los Mangos, cancha La Guacara, sede Aceta e iglesia Santa Teresa.

Las primera fases de las Consultas Públicas (prediagnòstico y diagnostico) hasta el momento han fortalecido la participación de las parroquias Pedro María Morantes, San Sebastián y Francisco Romero Lobo. El mes de agosto cerró con el inició del trabajo en la parroquia San Juan Bautista, el cual continua en septiembre al igual que La Concordia.
Esto da paso a un tercer momento que es la gran Asamblea General denominada “San Cristóbal Ciudad Participativa” evento en el que más de 180 representantes vecinales harán entrega de las propuestas solicitadas por las comunidades al pleno del Consejo Local de Planificación Pública presidido por la alcaldesa Mónica García Tezzi, a fin de que se haga a cada uno de los proyectos el respectivo estudio de factibilidad financiera, técnica y jurídica.

El cuarto momento corresponde a la “elaboración y entrega del Proyecto de Presupuesto ejercicio fiscal 2013” por parte de la administración municipal ante el Consejo Municipal, el cual de acuerdo a la ley debe hacerse antes del 31 de octubre del presente año. El anteproyecto de inversión estará diseñado en las áreas educación, participación ciudadana, desarrollo económico, infraestructura, servicios públicos y equipamiento, seguridad y convivencia, ambiente, cultura, recreación y deporte, salud, entre otros.

Mónica García explicó que “Las consultas Públicas permiten que las numerosas necesidades de las comunidades sean priorizadas antes de ser incluidas en el Proyecto de Presupuesto 2013, tomando en cuenta la cantidad de recursos para la ejecución de programas y obras”, dijo que el objetivo es que el dinero de inversión pública este orientado al financiamiento de proyectos resultado de las jornadas de presupuesto participativo.
Destacó que las actividades se están realizando tal como están programadas gracias a la receptividad y participación de las comunidades, “los sancristobalenses saben lo importante que es involucrase en la gestión municipal y estos mecanismos les permiten participar y contribuir en el desarrollo del Municipio San Cristóbal” apuntó que la participación ciudadana impulsa el desarrollo local y la democracia participativa a través de la integración de la comunidad en el quehacer político.




Fuente:
http://diariodelosandes.com/content/view/202474/105841/
(JAQUELINE AGREDO CNP 13136)

sábado, 15 de septiembre de 2012

Reflexiones sobre el significado de Buen Gobierno.


Cuando el ciudadano asume su rol de elector y participa efectivamente opinando a través del voto sobre el candidato de su preferencia, siempre tiene en su motivación personal la expectativa de promover un mejor gobierno, y ese nuevo gobierno electo o reelecto, siempre se inicia con la gran la oportunidad de hacer un buen gobierno, que tiene como beneficiario último al ciudadano.

Desde mi posición de ciudadano, un buen gobierno es el resultado de un Estado que simplemente funcione para los ciudadanos; es decir, que a través de sus gobernantes el Estado pueda garantizar las condiciones básicas y esenciales que permitan a cualquier ciudadano tener oportunidades de desarrollo personal y profesional, que brinde la posibilidad de vivir y disfrutar del entorno ambiental y sus bondades; y que también facilite y promueva el acercamiento del ciudadano a los asuntos públicos. Un buen gobierno, es aquél que me beneficia brindándome las condiciones para una mejor calidad de vida.

Un buen gobierno sólo puede ser reconocido como tal por el ciudadano, que es el beneficiario final; el gobierno que asuma la tarea de construir y definir una visión a largo plazo, y que tenga la capacidad de buscar conectar al ciudadano con parte o toda esa visión, porque la misma sea el producto de las expectativas ciudadanas, permitirá que el ciudadano logre de manera más efectiva evaluar si hay o no un buen gobierno. Además, ello le brindará a la gestión pública respectiva la oportunidad para autoevaluarse y para corregir su actuación, siempre y cuando exista la disposición y la voluntad política para ello.

Un buen gobierno requiere de la capacidad e inteligencia política de construir una gestión que tenga elementos gerenciales claros y concretos, pero que además la suficiente conciencia que la única ganancia neta en esa gestión son las condiciones para una mejor calidad de vida y el óptimo uso de los recursos financieros para la construcción de una sociedad con oportunidades para todos por igual.

La creatividad, la participación ciudadana, el manejo óptimo de los recursos financieros y tecnológicos, el uso de las herramientas gerenciales, el talento humano, la capacidad de estar conectado con la realidad y expectativas de la sociedad y la voluntad de servir con sentido común al ciudadano, son claves para lograr un buen gobierno.

Si quisiera construir indicadores objetivos que permitan evaluar un buen gobierno en Venezuela, recurriría en principio al artículo 3 de la Constitución, donde se establece cuáles son los fines que debe alcanzar el Estado, y también, al artículo 141 de la Constitución que desarrolla los principios en los cuales se debe inspirar la actuación del Estado a través de su administración pública.

Un buen gobierno puede ser definido académicamente, pero jamás puede ser traducido en una fórmula matemática perfecta, sólo el ciudadano es el que puede valorar si hay o no un buen gobierno, y ello está condicionado a sus expectativas y necesidades. Cuando el ciudadano logra evaluar un buen gobierno, está entendiendo el significado y el alcance de la democracia como sistema de gobierno y de vida.

Carlos Romero Mendoza.
@carome31

jueves, 30 de agosto de 2012

El Municipio en Osorno Chile.

Con fecha 29 de agosto del 2012 el portal chileno SurLink publica un artículo de opinión firmado por Patricio Miranda, que describe la realidad del Municipio en Osorno CHile.  El artículo se titula:

UN CONCEJAL TIENE TANTO PODER COMO LA REINA DE INGLATERRA
Como estamos en tiempo de Elecciones Municipales, creo adecuado analizar lo que se hace o no se hace en el municipio de Osorno, de cómo se hace y del rol que juegan diferentes actores involucrados en el día a día de esta institución cuyo fin último, es el conseguir mejores condiciones de vida para todos los habitantes de la Comuna.

Al revisar la institucionalidad que rige los municipios, uno descubre con gran inquietud que la institucionalidad municipal no tiene cambios desde hace prácticamente 24 años, ya que la Ley respectiva fue publicada en el Diario Oficial el 3 de marzo de 1988… ello no debiera causar mayor inquietud , pero ésta surge porque no es una buena Ley.

Las modificaciones que se le han hecho durante estos años tienen que ver básicamente con la Ley de Rentas municipales o algunos aspectos menores relacionados con licitaciones, y con la contratación de otros servicios externos… pero en términos de facultades de la autoridad municipal, o de la concepción democrática de un gobierno local no se cambiado nada respecto a lo que dejó la Junta de Gobierno Militar.

Es por ello, que hoy tenemos municipios administrados por alcaldes con todas las facultades, que gobiernan sin contrapeso, pues no tiene legamente ningún ente que le contradiga mientras se mantenga dentro de las normas establecidas… un concejal, “ tiene tanto poder como la reina de Inglaterra, reina pero no gobierna”.

Se hace absolutamente necesaria entonces una reforma a la Ley, con un claro objetivo democratizador….. que permita establecer comunidades económicamente autónomas, donde se puedan tomar decisiones democráticas… una reforma que restrinja las facultades del Alcalde y aumente las hoy limitadas facultades de los concejales –sobre todo en cuanto a fiscalizar lo obrado por el municipio- y que entregue a la ciudadanía la capacidad legal de tomar decisiones reales sobre los problemas que le aquejan….

Hoy por hoy, la ciudadanía sólo tiene derecho a elegir cada cuatro años a sus autoridades municipales, pero no tiene ninguna capacidad de decidir sobre las posibles soluciones de sus problemas… los pocos “mecanismos de participación ciudadan” que existen a partir de la Ley 20500 – promulgada hace poco más de un año – son meramente asesores y sus conclusiones, no tienen más peso que una opinión que el Alcalde puede o no tomar en cuenta.

Por ello, debemos exigir un cambio en la Ley de Municipalidades, debemos exigir que los Concejales dediquen mayor tiempo a la tarea de atender las necesidades de los ciudadanos, no basta con sólo asistir a las reuniones de Concejo Municipal, deben asumir mayor responsabilidad y por tanto debiera exigirse dedicación exclusiva, lo cual debiera por supuesto ser bien remunerado… con mayor fiscalización y dedicación a su tarea de parte de los concejales… con mayor participación de la ciudadanía en la toma de las decisiones y con Alcaldes menos autocráticos podremos avanzar hacia una comunidad más democrática y más empoderada de sus problemas…

Fuente: http://www.surlink.cl/zonadeblogs/13072-un-concejal-tiene-tanto-poder-como-la-reina-de-inglaterra.html

jueves, 9 de agosto de 2012

Catia de parroquia sucre a municipio.

El Universal ha publicado varios artículos en los cuales informa sobre la iniciativa ciudadana de recoger firmas de los vecinos de Catia con la finalidad de introducir ante la Asamblea Nacional una propuesta de creación de un nuevo municipio en el territorio del Distrito Capital, lo cual supone un reordenamiento territorial del municipio Libertador que hoy conocemos. El Distrito Capital tiene un sólo municipio y por lo tanto su extensión territorial es la misma extensión que tiene el municipio Libertador, igual situación se repite entre el estado Vargas y el municipio Vargas.

Esta propuesta de reordenar el territorio del municipio Libertador, que implica reducirlo y sacar de su actual territorio otro municipio, no es novedosa, Javier Brassesco en su reportaje de El Universal destaca que desde mediados de la década del 70 se viene hablando de la necesidad de convertir a la parroquia Sucre -Catia- en un municipio.

Dos antecedentes puedo citar en este sentido: el primero, fue el proyecto de Ley Especial sobre el Régimen de Distrito Capital Metropolitano de Caracas presentado en el año 1999 a la Asamblea Nacional Constituyente, cuyo contenido fue muy poco claro en cuanto a sus objetivos. En ese proyecto, se proponía la división del territorio que correspondía al Distrito Federal en 3 municipios: Libertador, Avila y Venezuela, curiosamente no definía los línderos de cada uno de esos municipios. Más adelante, otro artículo del mismo proyecto propuso dividir ese municipio Libertador mencionado previamente en tres nuevos municipios:

Artículo 29.- Se organiza el espacio territorial del municipio Libertador con la creación de tres nuevos municipios. Según el criterio de separación territorial, así:


LIBERTADOR (CENTRO): Catedral, La Pastora, Altagracia, San Bernardino, Candelaria, El Conde, San Agustín, Santa Rosalía Norte, San Juan, El Paraíso, La Vega, El Recreo.

EL VALLE (SUR): Santa Rosalía (Prados de María, La Bandera), San Pedro, Las Acacias, Nueva Granada, Panamericana, El Valle, Coche.CATIA (NOROESTE): Propatria, Los Flores, Urdaneta, Gato Negro, Manicomio, Lídice C. Vieja, Agua Salud.MACARAO: (Antímano, La Yaguara, Mamera, Capita, Ruiz Pineda, Caricuao, Las Adjuntas, Macarao, Carretera Los Teques)

El segundo antecedente es en abril de 2009 cuando la Comisión Permanente de Participación Ciudadana, Descentralización y Desarrollo Regional de la Asamblea Nacional, introduce a la Plenaria de la Asamblea Nacional el proyecto de Ley Especial sobre el Régimen del Distrito Capital; allí expresamente como un aparte único del artículo propuesto bajo el número 4 se dejaba abierta la posibilidad de reorganizar el territorio del Municipio Libertador y la creación de nuevos municipios. La Ley aprobada, que por cierto fue discutida y sancionada en 7 días, no hace mención a la posibilidad de reformar el territorio del municipio Libertador.

La creación de un nuevo municipio y reordenar en consecuencia el territorio del municpio Libertador, pasa por reformar parcialmente las siguientes leyes: la Ley Especial sobre la organización y régimen del Distrito Capital, la Ley Especial del Régimen Municipal a dos niveles del área metropolitana de Caracas y la Ley Especial sobre el Régimen del Distrito Metropolitano de Caracas, a los fines de adecuar en su articulado el nuevo orden territorial que se propone particularmente al territorio del Distrito Capital. La Constitución y la Ley Orgánica del Poder Público Municipal señalan que corresponde al Consejo Legislativo de cada Estado la tarea de crear un nuevo municipio, pero considerando la naturaleza especial que tiene el Distrito Capital el reordenamiento de ese territorio queda en manos de la Asamblea Nacional.

El artículo 10 de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal señala que la creación de un nuevo municipio, exige una población asentada establemente en un territorio determinado con vínculos de vecindad permanentes; una población mayor a 10.000 habitantes, el cual es determinado por esta ley orgánica ante la imposibilidad de contar con otro municipio en el Distrito Capital que permita comparar la población y por último, un criterio supremamente importante, es la necesidad de garantizar la capacidad del territorio propuesto como nuevo municipio para generar recursos propios suficientes para atender los gastos de gobierno y de la administración general, y así como también proveer la prestación de los servicios mínimos obligatorios. Luego de la verificación de esos requisitos, la Ley exige un referendo aprobatorio por parte de los vecinos del Municipio afectado, en este caso seria del municipio Libertador, referendo que deberá ser aprobado y coordinado por el Consejo Nacional Electoral.

Esta tarea tan importante de promover la creación de un nuevo municipio, debe necesariamente vincular a los vecinos con los diputados electos en el 2010 por la parroquia Sucre, pues en manos de sus representantes políticos ante la Asamblea Nacional quedará el éxito de un debate legislativo para aprobar la creación del municipio que se propone. Esta iniciativa de promover la creación de un nuevo municipio, debe servir para valorar el vínculo electoral y darle sentido a la representación política que detentan los diputados en nombre de sus electores.

Carlos Romero Mendoza.
@carome31


Fuente electrónica:

http://www.eluniversal.com/caracas/120808/la-idea-de-convertir-catia-en-municipio-divide-a-los-vecinos http://www.eluniversal.com/caracas/120808/en-catia-llevan-12-mil-firmas-recogidas-para-pedir-pase-a-municipio

martes, 17 de julio de 2012

Modernizan Municipios en Colombia.

El 6 de julio del año 2012, se dicta en Colombia la Ley 1551 cuyo objeto es modernizar el régimen municipal de Colombia, producto según lo reflejan los medios de comunicación de un proceso participativo que llevo a realizar 18 foros regionales en el cual distintos sectores de la ciudadanía hicieron aportes para la redacción final por parte del Congreso de la República de Colombia.


El Presidente Santos en una de sus declaraciones sobre esta materia reconoce que el instrumento legal fortalece el Gobierno Local, desde las juntas de acción comunal hasta las alcaldías, brinda beneficios básicos a ediles y concejales, garantizándoles unos mínimos estándares de calidad de vida.

Entre los aspectos que incluye esta nueva Ley del Régimen Municipal de Colombia se puede destacar de las notas de prensa que al respecto han aparecido registradas en la web los siguientes aspectos:

1.- Flexibiliza la organización de los Municipios en función de su realidad demográfica y capacidad financiera, así busca hacer administrativamente más operativo a los municipios, permitiendo a los municipios no sostener cargas burocráticas que no sean necesarias. El propio Presidente en una de sus declaraciones pone como ejemplo lo siguiente:“ hay municipios que no necesitan un tesorero y un pagador por separado, o una oficina de contratos y una oficina jurídica, sino que esas funciones las puede cumplir un mismo funcionario o una sola oficina".

2.- La reforma promueve más participación ciudadana, en el sentido que otorga un rol más activo a los líderes comunales, por ejemplo ahora serán consultados obligatoriamente a los fines de construir el presupuesto de la alcaldía. La nueva Ley incluso obliga que en el presupuesto se defina un mínimo de proyectos ciudadanos en los presupuestos municipales.

3.- Los concejales incluso tendrán un rol también mucho más activo y de relación con sus comunidades, pues la reforma permite a los concejales elaborar planes de inversión para sus respectivas comunas o corregimientos.

4.- La participación ciudadana además se traduce también en la oportunidad que la Ley 1551 de julio 2012 permite que las denominadas Juntas de Acción Comunal celebren convenios con municipios y departamentos para la ejecución de obras pequeñas, con ello los mismos habitantes de un barrio podrán con recursos de la alcaldía hacer parques, salones comunales, obras de reparcheo, etc…

5.- La Ley que se comenta, incorpora una serie de normas que garantizan beneficios de seguridad social para los concejales. Establece esta, que los Concejales recibirán un 75% de pago para la seguridad social de la nación y el restante 25% deberá ser pagado por ellos mismos. Además habrá un subsidio especial para viviendas a los concejales. Así mismo los Concejales tendrán derecho a recibir honorarios por las sesiones que realicen durante la maternidad.

6.- Una de las normas fortalece el rol de control de los Concejales sobre el servicio público local, es la que permite a los Concejos citar a los gerentes de las empresas prestadoras de servicios públicos domiciliarios aunque sean éstas privadas, y la asistencia de éstos al Cabildo Municipal es definida como obligatoria, ya que de incumplir la cita podrán ser sancionados por la Superintendencia de Servicios Públicos entre otros entes de control que existen en Colombia.

Para el ministro Vargas Lleras, esta nueva Ley es un buen mensajes de avance en la descentralización de las competencias nacionales.

Carlos Romero Mendoza.
@carome31


Fuentes electrónicas:

La Opinión. Colombia 13 de julio de 2012. Online: http://www.laopinion.com.co/noticias/index.php?option=com_content&task=view&id=399890&Itemid=29

El Diario. Colombia, 15 de julio de 2012. Online: http://www.eldiario.com.co/seccion/POLITICA/r-gimen-municipal-bien-recibido120714.html

El Colombiano.com. Colombia. 13 de julio de 2012. Online: http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/C/con_la_ley_de_regimen_municipal_poblaciones_tendran_mas_opciones_para_administrar_los_recursos/con_la_ley_de_regimen_municipal_poblaciones_tendran_mas_opciones_para_administrar_los_recursos.asp
El Universal. Colombia. 14 de julio de 2012. Online: http://www.eluniversal.com.co/cartagena/politica/ley-de-regimen-municipal-fortalecera-gobiernos-locales-santos-83996