jueves, 2 de febrero de 2012

Las desaparecidas Juntas Parroquiales.

El Nacional, con fecha 30 de enero de 2012 publica bajo la firma deMaolis Castro una nota de prensa en la que  recuerda las olvidadas Juntas Parroquiales.  La nota dice:

n la Junta Parroquial Comunal de Altagracia, cuya sede está en la esquina de Caja de Agua, el reposo dilata los minutos. Josefa González, comisionada del lugar, se vale de las conversaciones con el resto de los integrantes del organismo municipal para dispersar el aburrimiento.

Recuerda los días cuando la oficina se llenaba de vecinos.

"En un mes podíamos redactar 500 cartas de residencias o avales para trabajadores. Seguimos cobrando sueldos, sólo cambiaron el rango administrativo.

Ahora asesoramos a los consejos comunales y estamos más aliviados de trabajo", asegura.

Hace un año fueron eliminadas las juntas parroquiales del país. La reforma de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, aprobada en diciembre de 2010, sustituyó a esas instancias por otra figura llamada Junta Parroquial Comunal que dejó de ser elegida por la comunidad y su selección quedó a criterio de los consejos comunales.

Fredery Calderón, presidente de la Asociación Civil por la Caracas posible, dijo que la medida causó un vacío en las parroquias. "Las juntas parroquiales eran mediadores entre los Gobiernos municipales y vecinos, se agilizaban acciones en beneficio de la comunidad.

Su importancia estaba en que se elegían de forma secreta y podían actuar con autonomía, además de tener miembros que representaban una correlación de fuerzas, ya que agrupaba a oficialistas y opositores", explica Calderón.

Israel Fernández, dirigente vecinal y ex miembro de la Junta Parroquial de Altagracia, defiende la medida porque considera que los consejos comunales están capacitados para abordar los problemas de la comunidad.

Cuando se eliminaron las juntas parroquiales más de 13.500 empleados quedaron en la calle. Algunos fueron absorbidos por las alcaldías y otros tuvieron que dedicarse a buscar trabajo.

Oscar González, ex miembro de la Junta Parroquial de Chacao, tuvo que evaluar la desaparición de la institución desde las aulas de clase de la Universidad Central de Venezuela. "Yo soy profesor de la escuela de Política de la UCV y como politólogo puedo decir que los vecinos quedaron desasistidos".

La sede de la Junta Parroquial de Chacao fue cerrada. La mayoría de sus funciones, al igual que en el resto de los municipios, fueron relegadas a los consejos comunales y alcaldías. "No creo que los consejos comunales puedan actuar con tanta diligencia, pues esto era un trabajo que requería de tiempo, autonomía, y los miembros de las juntas parroquiales cobraban para hacerlo", relató Gonzalez.

Ocupados
El consejo comunal 9 de Febrero, en la parroquia Altagracia, está atareado últimamente. La atención se ha puesto en la emergencia de las viviendas. Amarelis Andrade, vocera, enumera las prioridades: "Damnificados, inseguridad y aseo".

El consejo comunal admiten que lucha contra el tiempo. "De 54 miembros sólo 11 disponen de tiempo completo para atender a la comunidad. Sé que todos intentamos poner lo mejor de sí, pero esto es un trabajo voluntario. No nos quejamos, pues el Gobierno siempre nos tiende la mano", indicó Andrade.

Para Calderón los consejos comunales no tienen la misma visión que las Juntas Parroquiales. "Ellos se enfocan en problemas muy locales o de los sectores que representan. Además, deben rendirle cuentas a los organismos, ya sean ministerios u otras instituciones del Gobierno, en relación con los proyectos. A veces no tienen espacio físico y no son remunerados", dijo.


Fuente:
http://www.el-nacional.com/noticia/20279/20/Eliminacion-de-juntas-parroquiales-delego-mas-tareas-en-los-vecinos.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario