miércoles, 27 de junio de 2012

Hacia un Modelo Municipio Revolucionario III. Evaristo Marcano


Evaristo Marcano el día 6 de junio de 2012 publica un III artículo en el portal aporrea.org, en el cual continúa trabajando sus ideas sobre el nuevo municipio revolucionario.  A diferencia de los otros dos artículos, el nombre de esta publicación se llama ¿Cómo desmontar los Concejos Municipales? y crear el nuevo Municipio.  El artículo se copia textualmente:

En dos notas anteriores, trabajé la idea de buscarle un perfil al nuevo municipio revolucionario en Venezuela. Utilicé para esta tarea, un proyecto de libro de Marta Harnecker y Noel López sobre la planificación participativa. En esta nota, culminó esta reflexión y me centro en la posibilidad de un desmontaje de esa institución muy vieja, que conocemos como los Concejos Municipales

Como ya he sostenido, Marta Harnecker y su equipo no tratan el problema del nuevo municipio. El documento que he estado utilizando trabaja un enfoque sobre planificación participativa y ahí fijan una metodología para encausar ese proceso en varios momentos: a) Sueño, b) situación de la que se parte, c) Elaboración de los caminos y d) Confesión de los proyectos. En algunos de estos momentos del proceso de planificación, se hace referencia a un conjunto de herramientas de gran sentido y desde mi perspectiva, este enfoque de la planificación con sus herramientas, tiene un gran valor en estos de ir estructurando un perfil del nuevo municipio. Estas herramientas que apoya el proceso de planificación participativa, sirven de mucho en la creación y fortalecimiento de una nueva cultura de articulación Alcaldía/Comunidades e institucionalización del proceso de planificación participativa.

Si fija en el marco del proceso de planificación, un momento para un recorrido por todo el territorio del municipio y este recorrido es posible organizarlo, utilizando la figura de las comunas o zonas donde los Consejos comunales ya tienen acuerdo sobre territorios reconocidos por ellos como espacios mancomunados para sus proyectos. Cobra sentido aquí, la posibilidad de ir sustituyendo al Concejo Municipal por la propuesta de un Consejo de Consejos comunales o Consejos de Comunas. El Consejo de Comunas o el Consejo de Consejos comunales, sería la instancia del nuevo municipio para pensar y diseñar las comunidades y los barrios que necesitamos tener.

Alguien pudiera plantearse y preguntarse: ¿Qué sentido tiene que la comunidad recorra lo que ya conoce? Desde la perspectiva del nuevo municipio y desde la identificación de “déficit institucional” que existe en nuestras alcaldías, esto puede tener sentido porque este recorrido se hace en compañía de los técnicos de la Alcaldía y crea las condiciones para darle cabida al proceso de planificación participativa, bajo el lema de la articulación y participación con las comunidades. Este recorrido puede acompañarse con la idea de los “circuitos comunales de planificación” con la finalidad de facilitar el proceso de inventariar los problemas y las aspiraciones de las comunidades. Este esfuerzo puede y debe dar inicio al Plan de Desarrollo Municipal, que casi ningún municipio de país posee, incluyendo los municipios y alcaldías que se dicen revolucionarias.

Los inventarios de problemas y de aspiraciones, abre la posibilidad de utilizar ideas contenidas en la Ley Orgánica del Consejo Federal de Gobierno (LOCFG) y su Reglamento para realizar evaluaciones a los espacios que por alguna razón tienen un menor nivel de desarrollo que otros que se encuentra incluidos en la misma comuna o zona de consejos que comparten territorio y proyectos. El Reglamento de la LOCFG, llama a estos espacios zona con bajo índice desarrollo relativo y como ahora las comunidades a través de los Consejos Comunales tienen la opción de recibir aportes; la articulación Comunidad/Alcaldía puede organizar estos espacios, utilizando la figura contenida en el Reglamento y estructurar pequeños Distritos Motores de Desarrollo que comprometa a las alcaldías y a los consejos comunales en la necesidad de formular proyectos para mejorar las condiciones de estos espacios y disminuir con ello, los desequilibrios territoriales.

Se abre así y con el uso de la herramienta de la planificación participativa, una manera de irle dando viabilidad al nuevo municipio. En algunos de los documentos que he leído de Marta Harnecker, me encontré con la idea de asociar la planificación participativa con el socialismo. Ahora no logro determinar en cual de ellos está esa idea, según la cual; el socialismo o esta nueva manera de asumir el proyecto socialista, viene amarrado con la propuesta de la planificación participativa. El “déficit institucional” que tenemos en cuanto al proceso de planificación debe ser superado para darle paso a esta iniciativa.

Evaristo Marcano.

fUENTE:

No hay comentarios:

Publicar un comentario