miércoles, 23 de septiembre de 2015

La necesidad de los vecinos de sentir al Municipio.

El 22 de septiembre de 1987 fue creado legalmente el Municipio Autónomo Baruta y este año  2015 la fecha pasó desapercibida. Con ella, se perdió una oportunidad ideal para reflexionar sobre el Municipio como único modelo viable de organización territorial que el artículo 16 de la Constitución reconoce y sobre la función parlamentaria en la labor de fortalecer la democracia desde lo local a través del Municipio como actor esencial.
El año pasado (2014) la Red de Organizaciones Vecinales de Baruta, presentó al Concejo Municipal y al Alcalde un Manifiesto en Defensa del Municipio, contra el Estado Comunal y el Plan de la Patria, precisamente en su contenido se exhortó a que esta fecha tuviera significado principalmente para los vecinos de Baruta y que sirviera de marco referencial para destacar el modelo municipal como única expresión de organización local del territorio nacional frente a un modelo comunal que se viene imponiendo de manera lenta pero sin pausa.
Podemos afirmar que la comuna es algo inviable y en tal sentido, algunos prefieren simplemente ignorarla y esperar a que factores externos así lo demuestren; pero esa no puede ser la respuesta, más cuando hay una generación de jóvenes que se introducen al mundo de la política sin nexos sólidos con aquél pasado donde la descentralización le daba al municipio un rol importante en la calidad de vida de los venezolanos. 
Como nunca antes, el municipio requiere ser promovido y ofertado como única alternativa viable para el desarrollo sustentable.  El municipio hoy necesita ser sentido por sus vecinos.  
En este sentido el Manifiesto de la Red de Organizaciones Vecinales de Baruta, también exhortó al Concejo Municipal a crear el Consejo de Vecinos, mecanismo de participación prevista en el artículo 268 de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, a los fines de incluir precisamente a los propios vecinos en la búsqueda de posibles soluciones al problema que entonces se presentaba con el servicio de recolección de basura en el municipio.
Ese espacio de participación, así como también, el llamado a mejorar los canales de comunicación con los vecinos, se plantearon como herramientas útiles para fortalecer la institucionalidad municipal en Baruta.   Luego de un año de haber leído el Manifiesto mencionado en una sesión ordinaria del Concejo Municipal de Baruta, aún la RED espera por respuesta.
Recientemente los vecinos de Baruta se encontraron con un sorpresivo aumento de la tarifa del servicio de aseo urbano, que aun siendo justificado, no fue producto de una amplia consulta y menos aún se garantizó suficiente información previa; el malestar que generó en los vecinos, pudo haberse evitado con la conformación de aquél Consejo de Vecinos propuesto, pues desde ese espacio, se hubiera garantizado la inclusion de los propios vecinos  no sólo en el proceso de toma de decisión, sino también en la tarea de sensibilizar a las comunidades sobre el tema y su problemática, brindando además una mayor legitimidad a la decisión final.
El intento de ser incluidos en el abordaje de un problema local no resultó en esta oportunidad, sólo queda aprender de esta experiencia y reclamar la no respuesta oportuna por parte del Concejo Municipal sobre una petición que es competencia exclusiva de ese cuerpo colegiado.    El silencio institucional que lleva un año, es un elemento que directamente también contribuye con el debilitamiento del Poder Público Municipal.
Hay que entender, que el Municipio como modelo político e institucional está amenazado por otro modelo que se impone, que se vende y se promueve con el motor de un bolivar, que aun siendo inorgánico se complementa con la maquinaria del Estado.  Hoy más que nunca, se requieren acciones extraordinarias para que el Municipio frente a los vecinos tenga sentido y no pierda el valor político-representativo que detenta.
El modelo comunal impuesto por la Asamblea Nacional en diciembre 2010,  en principio, lo que busca es debilitar a las instituciones municipales y no persigue como fin esencial, la satisfacción de las necesidades e intereses de los vecinos para lograr un desarrollo que podríamos llamar sustentable; por el contrario, persigue mayor control social.  Comprender este modelo que se impone no resulta fácil, pues su diseño se expresa de distintas maneras, que están allí y no pueden ser ignoradas.
Por ejemplo, en el Municipio Guanta, el pasado 21 de septiembre de 2015 una nota de prensa de NotiOriente tituló: El municipio Guanta es ahora 100% Comunal, el Alcalde orgulloso afirmó que estaba creando el primer municipio comunal del país.  Así mismo, la nota de prensa advierte que en los próximos días, el Concejo Municipal, decretaría al Municipio como 100% Comunal.
El Alcalde  y los Concejales de ese Municipio olvidan que si bien la Comuna aparece como una entidad local reconocida en la Ley Orgánica del Poder Público Municipal de 2010, no hay ninguna relación normativa y menos de subordinación entre ella y las instituciones del Poder Público Municipal.  Por lo tanto, cuando esas Comunas formalicen su propio parlamento comunal, dicten sus normas a través de cartas comunales y tengan su propia empresa comunal dependiente del Estado, en ese preciso momento, no necesitarán a una Alcaldía y menos aún a un Concejo Municipal, pues incluso podrá recibir recursos financieros, así sean inorgánicos, si acaso esa comuna es de interés del Estado.
Otro ejemplo está en Lara, Municipio Morán, allí 26 Comunas se han organizado para conformar el bloque municipal del Consejo Presidencial del Poder Popular para las Comunas, en donde las instituciones políticas municipales no participan activamente.   Es importante señalar que el gobierno ha venido creando Comisiones Presidenciales en distintos ámbitos: juventud, género, salud, trabajadores, etc… y ello pareciera advertir de un modelo de gobierno por asambleas populares.
Por último, otra modalidad  que existe para imponer el modelo comunal es a través de medidas extraordinarias como el estado de excepción, por ejemplo en los municipios tachirenses Bolívar, Junín y Ureña, gobernados por actores de la Unidad éstos han quedado anulados por las nuevas estructuras institucionales excepcionales que allí se han conformado, abriendo el camino para sembrar el modelo comunal con la excusa de una nueva frontera.
Estos casos, aislados o no,  funcionen o no, logran en la práctica un cometido: debilitar al municipio.   Mientras se impulsa el modelo comunal, como si se tratara de un combo, ¿quién impulsa y promueve el modelo municipal?.     
La fecha de creación de un Municipio en el marco de la realidad política venezolana, representa una oportunidad institucional para recordar el valor y la importancia del Municipio en el desarrollo individual y colectivo de la sociedad.  Pretender que se celebre en Baruta además del día de su fundación, el día de su creación como municipio autónomo es simplemente un intento por buscar elementos históricos que permitan alimentar la identidad y pertenencia de unos vecinos con su territorio llamado Municipio.

 Carlos Romero Mendoza.
___________________________
Fuentes digitales:
EnOriente.com El Municipio Guanta es ahora 100% Comunal. 21 de septiembre 2015.  Online en: http://www.enoriente.com/noticias/anzoategui/6296-el-municipio-guanta-es-ahora-100-comunal
Aporrea.  Una gran empresa pretenden crear en el Municipio Morón. 07/09/2015. Online en: http://www.aporrea.org/actualidad/n277208.html