lunes, 28 de noviembre de 2011

Elecciones primarias para alcaldes y ¿elecciones para concejales?

Las elecciones locales de abril 2013 concretarán la forma como se organizará la sociedad en las comunidades y no cabe duda que en gran medida el resultado de este proceso electoral local, estará condicionado por el resultado de las elecciones presidenciales del año 2012. Será sólo después de las elecciones presidenciales cuando podremos evaluar con mayor certeza los niveles de compromiso de los ciudadanos para con el diseño del Estado Comunal.

Si la revolución triunfa, es claro que se profundizarán los cambios locales y los Municipios sufrirán más su debilitamiento institucional, hasta tanto el gobierno pueda lograr una reforma constitucional que elimine esta instancia política territorial. En este escenario los Municipios deben verse para el año 2013 como espacios de lucha comunitaria por la recuperación tanto de la constitucionalidad democrática como de la pluralidad e inclusión en la base de la sociedad.

Si triunfa la unidad democrática en el 2012 se abre el camino para recuperar la vigencia absoluta de la Constitución, revitalizar la institucionalidad democrática e iniciar el proceso para revertir el debilitamiento de los Municipios. Un resultado favorable a la unidad democrática exigirá de un debate político, amplio y plural, que incluya a los ciudadanos, en la búsqueda por un compromiso político, ético y moral de todos los sectores y actores locales con una visión compartida de Municipio.

El Municipio debe replantearse, el modelo diseñado en la Ley Orgánica del Poder Público Municipal tiene que ser evaluado a los fines de respondernos si se adecua al municipio que necesitamos, además se hace necesario entender el papel que los candidatos a los cargos de elección popular en el ámbito local le asignarán a instancias como el Consejo Local de Planificación Pública, así como también la valoración y propuestas que ellos tienen en cuanto al ejercicio constitucional del derecho a la participación ciudadana.

Pensar en el Municipio como un actor esencial y fundamental en cualquier proceso que se diseñe de descentralización, pasa a mí juicio en el marco constitucional vigente, por replantear la figura del Consejo Local de Planificación, del Consejo Federal de Gobierno y del Sistema Nacional de Planificación. Pero además, implica que entendamos que mientras más debate político entre ciudadanos y candidatos se pueda lograr en este sentido, más se contribuye con los valores cívicos y el compromiso ciudadano con la recuperación del Estado federal y descentralizado previsto en la Constitución.

Las Primarias 2012 nos brinda la posibilidad de participar electoralmente en la selección del candidato de la unidad democrática para Alcalde, pero siento que tal esfuerzo, debe ser complementado con un mecanismo que luego permita a los mismos ciudadanos participar en la selección de los candidatos a Concejales.

Los candidatos a Alcaldes y Concejales deben tener la capacidad política de entender que hoy más que nunca la unidad impone que logren vender una misma visión de Municipio, pues frente a un producto llamado “comuna”, son ellos los llamados a impulsar y promover la necesidad de rescatar al Municipio como unidad política primaria, para desde allí construir la descentralización y garantizar así la capacidad política de satisfacer los intereses y las necesidades inmediatas de los ciudadanos.

Algunos Alcaldes asumieron claramente su responsabilidad política, ética y moral, de representar a sus ciudadanos en la defensa del Municipio; pero en el caso de los Concejales, simplemente en términos generales, no hubo actuación alguna que hoy nos diga a nosotros como ciudadanos, que ejercieron nuestra representación en la defensa de su rol legislador en el ámbito local. No dudo que la actitud pasiva y silenciosa de la gran mayoría de concejales de la unidad democrática ante la extensión de sus períodos de gestión, así como ante la excesiva legislación centralista que le va quitando contenido a su actividad normativa, ha lesionado fuertemente las bases de esta institución local, la más antigua de todas las que existen en el municipio y en el país.

Un proceso de selección de candidatos a concejales permite sembrar las bases para recuperar la confianza y el significado de la representación que se ejerce como resultado del voto directo, secreto y universal. Permite además, crear una especie de acuerdo político y ciudadano en cuanto a la defensa del Municipio, su autonomía, sus instituciones y contribuye a legitimar con mayor fuerza la idea de iniciar el camino hacia la descentralización. El futuro del Municipio está en manos de los candidatos a Alcaldes y Concejales, y en la capacidad de ellos de cooperar en función del bienestar colectivo y el fortalecimiento de la democracia, en el marco de sus respectivas funciones.

El gobierno vende la idea de las Comunas hacia un proceso electoral. ¿Quién vende la idea del Municipio como un actor esencial en el bienestar colectivo de la comunidad?. Si no lo hacen los candidatos a los cargos de elección popular local, y tampoco los ciudadanos lo hacen porque no tienen los canales adecuados. ¿Quién lo hace?.

Carlos Romero Mendoza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario