domingo, 15 de diciembre de 2013

Las Comunas en el resultado electoral de las municipales 2013.

El 24 de noviembre del año 2013 en Venezuela se realizó un censo nacional de Comunas y Movimientos Sociales, que se extendió en el tiempo durante el mes de noviembre.  Ese proceso electoral realizado a pocas semanas del 8 de diciembre, sirvió como simulacro para las elecciones municipales.
El Ministro responsable de las Comunas, Reinaldo Iturriza, concluído el día del Censo Nacional, reconocía en primer lugar, que ese esfuerzo era muy similar a la movilización para un proceso electoral municipal, y en segundo lugar, que ello les permitió satisfacer las expectativas de entender la capacidad de movilización que tenían.  Además, es lógico pensar que si el CNE les facilitó cotillón electoral[1] y les apoyo en las herramientas para levantar un registro, que no es el Registro Electoral Permanente, claramente facilitó una herramienta electoral muy útil para la movilización electoral el 8 de diciembre 2013[2].
La información oficial señala que ese 24 de noviembre en los distintos referendos comunales participaron unos 165 mil electores, que en teoría, aprobaron la carta fundacional que da vida a 169 comunas en 23 de los 24 Estados del país[3].  Concluida las elecciones municipales de diciembre 2013, el Ministro Iturriza, en una nota de prensa hace el siguiente análisis de los resultados electorales, bajo la mirada del diseño Comunal:
“En líneas generales, el panorama es alentador: antes de la Jornada Nacional de Registro de Comunas (24 de noviembre) existían 264 Comunas registradas, esparcidas en 106 municipios (31,6%). En la víspera del 8D, la cifra había ascendido a 473 Comunas registradas, en 168 municipios, el 50,15% del territorio nacional.
En el momento en que escribo, el Consejo Nacional Electoral ha oficializado los resultados en 158 de estos municipios. El cuadro es el siguiente: el chavismo ha triunfado en 127 municipios en donde existen Comunas, es decir, en un 80,4% de los casos. En esos 127 municipios están ubicadas 386 de las Comunas registradas, el 81,6%. Abrumadora mayoría.
Las 87 Comunas registradas restantes están asentadas en 31 municipios en los que el chavismo fue derrotado. Pero hay un dato muy interesante: 38 de esas Comunas (43,7%), casi la mitad, están ubicadas en parroquias donde triunfó la revolución. Así, por ejemplo, en Lara, todas las 16 Comunas en el municipio Iribarren están en parroquias donde venció el chavismo, incluyendo 6 de ellas en la parroquia Juan de Villegas, importante bastión popular. En Barinas, municipio Barinas, todas las 3 Comunas están en parroquias donde ganó el chavismo. En Carabobo, municipio Valencia, las únicas 2 Comunas están en parroquias donde venció la revolución. En Miranda, municipio Sucre, 3 Comunas están en parroquias de mayoría chavista. En Zulia, la única Comuna registrada en el municipio Maracaibo está en la parroquia Idelfonso Vásquez, donde ganó el chavismo.”
Los datos electorales que aporta el Ministro Iturriza, no pueden desestimarse, pues por primera vez se presenta información concreta sobre la relación comunas y resultados electorales.  Además, los mismos alimentan el análisis que se deben hacer para comprender la estrategia política-electoral del Plan de la Patria, cuyo contenido claramente advierte que para el 2019 el rumbo del gobierno es el fortalecimiento del Estado Comunal.
Para Reinaldo Iturriza, la lectura de los resultados del 8 de diciembre, vistos desde el aporte electoral de las Comunas, no debe pasar desapercibidos, porque allí están los elementos para afirmar que en ese proceso electoral se derrotó el miedo a las Comunas.  En su análisis, Iturriza, reconoce que al final de la campaña la Unidad intentó posicionar el mensaje que votar era rechazar las Comunas, pero no lo logró.  La Unidad, insiste el ministro  intentó vender la Comuna como algo monstruoso, aberrante, contrario a la Constitución, que pretendía sustituir a las Alcaldías, y en último termino poner de rodillas a la mismísima democracia[4]
En este sentido, deberíamos preguntarnos ¿no fue el Gobierno nacional quien puso a la Democracia de rodillas cuando desconoció en la práctica los resultados del referendo del 2 de diciembre del 2007 a través del cual el pueblo soberano, dijo legítimamente NO al modelo comunal?.  El Plan de la Patria y las Leyes del Poder Popular ¿no son la mejor prueba material de ese desconocimiento?.

Carlos Romero Mendoza


[1] Romero, Carlos.  Referendos Comunales en tiempo electoral. 23 de noviembre 2013. Online en: http://www.estado-ley-democracia.blogspot.com/2013/11/referendos-comunales-en-tiempo-electoral.html
[2] Romero, Carlos. Referendos comunales y Transferencias. 26 de noviembre 2013. Online en: http://www.estado-ley-democracia.blogspot.com/2013/11/referendos-comunales-y-transparencia.html
[3] Ministerio del Poder Popular para las Comunas y Movimientos Sociales.  El pueblo chavista encaminado hacia el gobierno comunal.  28 de noviembre 2013. Online en: http://www.mpcomunas.gob.ve/el-pueblo-chavista-encaminado-hacia-el-gobierno-comunal/
[4] Agencia Venezolana de Noticia. El 8D fue derrotado el miedo de la Comunas.  10 de diciembre 2013. Online en: http://www.avn.info.ve/node/210382

viernes, 13 de diciembre de 2013

El Plan de la Patria en el Desarrollo Local.

El Plan de la Patria es una realidad que busca imponerse a través de la institucionalidad del Poder Público Municipal.   Sus objetivos y propuestas no pueden ser subestimados en estos momentos.  Mientras el gobierno se mantendrá en campaña, e impulsará su gobierno de calle, la Unidad debe mantener en el ámbito municipal el contacto con los vecinos facilitando los espacios para el debate público e incluyente sobre el alcance del Plan de la Patria, antes que éste se imponga y no haya tiempo de reaccionar pacífica y cívicamente.

No olvidemos que iniciando el año 2010 el CLPP, instancia responsable del diseño del Plan Municipal de Desarrollo, fue epicentro de conflictos políticos importantes que lesionaron la gobernabilidad local en algunos municipios del país, como Baruta en el estado Miranda y Maracaibo en el estado Zulia; hoy vuelve a ser epicentro político que enfrentará, en los municipios donde haya autoridades electas en el marco de la Unidad,  la visión socialista del Plan de la Patria y la visión plural que sostiene la Unidad en el marco de la Constitución Nacional.

A partir del 2010 el CLPP se transformó en un espacio institucional para el encuentro entre el Poder Público Municipal y el Poder Popular. Su integración refleja esa realidad, a saber: el Alcalde, los Concejales y varios actores del Poder Popular:  Presidente de Junta Parroquial Comunal.  Varios voceros que representan a cada Consejo de Planificación Comunal que exista en el Municipio.  Un consejero por parroquia del municipio, o en su defecto un vocero electo por los Consejos Comunales del Municipio. Un consejero por cada movimiento y organización social mencionados en la ley del CLPP, y si los hubiere en el municipio.   Una reforma sancionada en agosto 2013 y no publicada aún en Gaceta reduce un poco más la lista de integrantes del CLPP.

La Ley Orgánica del Poder Público Municipal, establece que el CLPP es la instancia en la cual se debate y aprueba o modifica el proyecto de Plan Municipal de Desarrollo, que debe ser presentado por el Alcalde, incorporando al contenido del mismo los lineamientos del programa de gobierno presentados como oferta electoral.  Una vez aprobado por el CLPP, pasa a manos del Concejo Municipal para su definitiva aprobación.

En este sentido, hay que advertir que el CLPP es parte del Sistema Nacional de Planificación, y como tal se ve obligado a garantizar que el contenido del Plan Municipal de Desarrollo esté en concordancia con los lineamientos del Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación (PDESN), es decir, en concordancia con el Plan de la Patria.  Aquí encontramos la imposición legal del Plan de la Patria.

Por lo tanto el sistema de planificación en Venezuela, impone a través de un tejido legislativo una sola visión de desarrollo, impulsada por las Comunas y orientada hacia el Socialismo.  No se puede subestimar la figura del CLPP como hasta ahora ha sucedido, el Plan de la Patria claramente plantea entre sus objetivos para el 2013-2019 el fortalecimiento del Sistema Nacional de Planificación Pública y Popular en la construcción de la sociedad socialista, así como también del diseño Comunal. 

Por lo tanto, el CLPP se transforma de una instancia sin importancia política, a una instancia política clave para imponer el Plan de la Patría.  Es un reto para los Alcaldes electos en Unidad lograr aprobar un Plan Municipal de Desarrollo que incluya lineamientos programático de su plan de gobierno, en la medida que los mismos sean considerados por el CLPP contrarios al Plan de la Patria.   Ese será un debate político que necesariamente debe darse y que enfrentará el modelo municipal al modelo comunal.

El Plan de la Patria debe ser sometido a debate público, entre autoridades y ciudadanos, para que la sociedad en general se active y con la legitimidad de la participación, busquen alternativas democráticas con sus autoridades locales que sirvan de antídoto contra la visión única e impuesta del Socialismo.

Los gobiernos municipales de Unidad, no pueden desconocer la legitimidad que les otorgó el mandato del soberano, y por lo tanto, no pueden permitir que sus proyectos de desarrollo local, en beneficio de toda una colectividad, sean fácilmente condicionados por razones ideológicas, que se aprovecha del diseño centralizado de la planificacicón, para justificar un mandato legal con el cual imponer el Socialismo.  La figura del referendo consultivo en el ámbito municipal pudiera ser un instrumento de participación muy útil para este Debate político.   

Una consulta popular es coherente con una democracia participativa y coherente con el ejercicio del derecho que tienen los ciudadanos de participar en los asuntos públicos. Si bien la autonomía municipal es limitada y restringida, sigue siendo un principio constitucional y debe reivindicarse con mayor justificación, cuando se trata de propuestas que impactan de fondo aquellos asuntos propios de la vida local. 

El derecho a la libre participación y a la libre asociación para la participación, son dos temas que van íntimamente relacionados con la cuestionable legitimidad del CLPP como instancia responsable de aprobar el Plan Municipal de Desarrollo Local.  Son dos temas claves que marcan la diferencia de fondo entre la calidad que ofrece la democracia comunal y de la democracia prevista en la Constitución desde la vida local.

El Plan de la Patria no necesita ser ley para imponerse, tienen las Leyes del Poder Popular para lograr ese cometido.  ¿La Ley se impondrá a la legitimidad del soberano?

Carlos Romero Mendoz

martes, 10 de diciembre de 2013

Un Municipio legitimado frente al diseño comunal.

Luego de 18 años, los venezolanos volvimos a experimentar la elección directa, secreta y universal de alcaldes y concejales en un mismo acto electoral, recordemos que las elecciones locales de 1989, 1992 y 1995 fueron realizadas en conjunto y que luego de ese período las elecciones para alcaldes y concejales fueron realizadas en procesos separados.   El gran ausente en el proceso electoral del 8 de diciembre fueron las juntas parroquiales, expropiadas de la lista de opciones electorales a partir del año 2010.
 
Si comparamos las elecciones locales realizadas desde 1989 hasta el año 1995 con las elecciones del 8 de diciembre 2013,  viéndolas desde la perspectiva de la participación y la abstención y tomando en consideración que fueron procesos electorales estrictamente locales, donde las autoridades locales se relegitimaron en una misma oportunidad y en su totalidad, permite destacar la extraordinaria participación de los electores el pasado 8 de diciembre.

Durante el período comprendido entre 1989 y 1995 el promedio de participación fue de aproximadamente 46% y el de abstención de 53%.  Específicamente el CNE[1] en su portal web recuerda que en el año 89 la abstención fue de 54,8%, en el 92 del 50,7 % y en el 95 de un 54,3%, por lo tanto una participación del 58,92% en el 2013 nos indica que hubo una abstención que está por debajo del promedio del histórico en procesos similares.

Importante es acotar que en el año 2000 y 2005 las elecciones de concejales y juntas parroquiales se realizaron en una fecha diferente a la elección de alcaldes, entonces, la abstención para éstos procesos locales estuvo entre los 70% en el 2000 y 60% en el 2005.   En la última elección de alcaldes realizada en el año 2008, se registró una baja abstención como consecuencia de una participación aproximada del 60% del electorado[2].   

Es importante recordar, que el 8 de diciembre 2013 también se recuperó la oportunidad política de elegir de manera directa, secreta y universal a los Concejales, pues por 8 años las elecciones para concejales habían quedado pendientes en la agenda política.   Por lo tanto un importante logro de este proceso electoral lo constituye sin lugar a dudas la relegitimación del Poder Público Municipal a través de la significativa participación ciudadana.

Relegitimar las autoridades locales fortalece institucionalmente al Poder Público Municipal e introduce nuevos actores locales que brindan al Municipio la oportunidad de renovarse y reencontrarse con sus electores.   Es necesario, no quedarse en el análisis cuantitativo en relación a Alcaldías ganadas, es importante, anexar a ese análisis la cantidad de concejales que hoy hacen plural la conformación de muchos Concejos Municipales y que además, generan una importante dinámica política en la gobernabilidad local.

El Municipio salió fortalecido institucionalmente, hay nuevos actores políticos que con los mecanismos de participación previstos en la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, pueden claramente cumplir una función de facilitadores de procesos políticos locales en la tarea de reconstruir la democracia local.   La creatividad e inteligencia, unida a una estrategia política en Unidad garantizará que los gobiernos locales puedan con sus resultados restaurar los vínculos institucionales fracturados con el elector y marcar así,  un sello que reivindique a nivel nacionalel valor de las instituciones locales y exponga la necesidad de más democracia.

El Plan de la Patria y el conjunto de leyes dictadas para imponer el Socialismo, constituyen sin duda el principal reto político de las nuevas autoridades.  Independientemente del número de alcaldías y concejales ganadas por la Unidad, en la medida que cada uno de esos nuevos actores políticos reivindique la institución política local y la representación que ejercen, en esa misma medida irán redefiniendo el rol del Municipio como actor de una verdadera inclusión y promotor de la democracia local.

La participación electoral no es suficiente para recuperar la democracia, la relegitimación del Poder Público Municipal es un primer paso, que facilita el camino en muchos municipios del país para promover desde lo local, una mayor participación ciudadana que complemente, fortalezca  y acompañe el camino a recorrer para construir los consensos necesarios para recuperar un país que funcione para todos, en el que todos podamos convivir y contribuir en la construcción del progreso y del desarrollo, pero además, donde podamos sentirnos realmente ciudadanos.
 
 
Carlos Romero Mendoza.




[1] Consejo Nacional Electoral.  Elecciones (1989-2000). Recuperado el 9 de diciembre 2013.Online en: http://www.cne.gob.ve/web/documentos/estadisticas/e009.pdf
[2] Analítica.com.  Opositores Ganaron en Miranda, Caracas, Zulia, Nueva Espara y Táchira. 24 de noviembre 2008. Online en:http://www.analitica.com/va/sintesis/nacionales/1663953.asp

domingo, 1 de diciembre de 2013

El Municipio en el Plan de la Patria.

Se anunció que la Asamblea Nacional aprobará el Plan de la Patria como ley de la República el martes 3 de diciembre de 2013[1]. El anuncio es parte de la campaña electoral, es un mensaje a los candidatos a Alcaldes y Concejales de la Unidad, y una clara estratégia que intenta desmotivar a un sector importante de electores.

No sorprende que las palabras alcaldealcaldíaconcejos municipalesconcejales e incluso descentralización, están ausentes en el extenso contenido del Plan de la Patria.   El Municipio aparece en varias oportunidades –no muchas-, en un primer caso aparece cuando se mencionan los proyectos que se van a desarrollar, por ejemplo, cuando menciona al municipio Guaranito como eje central para impulsar el Plan de Desarrollo Agrícola en Protuguesa y Barinas; así mismo, lo hace cuando menciona al municipio Libertad en Anzoátegui, donde se propone poner en marcha y rehabilitar un matadero frigorífico, así como estos hay algunas otras menciones.

En un segundo caso, se mencionan a los Municipios como beneficiarios de programas como la gran misión A Toda Vida, en la creación de Salas Libro-Lectura en cada municipio de Venezuela, de fiscalias municipales y de Casas Judiciales Penales en cada municipio, donde encontraremos la mediación a través de la Justicia de Paz Comunal.

Un tercer caso, es la mención al Municipio como actor local, aún cuando no hay un reconocimiento formal y expreso, el objetivo 2.3.2 menciona que las instancias locales, es decir los municipios, deben transferir competencias a comunidades organizadas, organizaciones de base y demás instancias del poder popular, a los fines de restituir el “poder pleno al pueblo soberano”.

En ese sentido, el objetivo 2.5.3.1 propone  planificar y ejecutar la transferencia de competencias a las Comunas, consejos comunales, mesas técnicas de servicios, a los movimientos de pobladores, pueblos indígenas, a los consejos de trabajadores y trabajadoras, de motorizados y motorizadas, de estudiantes, en materia de vivienda, deportes, cultura, programas sociales, ambiente, mantenimiento de áreas industriales, mantenimiento y conservación de áreas urbanas, prevención y protección comunal, construcción de obras y prestación de servicios públicos, entre otros.

Estos dos objetivos mencionados exigen la aplicación del Decreto con rango, valor y fuerza de Ley Orgánica para la Gestión Comunitaria de Competencias, Servicios y otras atribuciones, publicado en Gaceta Oficial el 15 de junio del 2012[2], en cuyo contenido ordena a las autoridades locales presentar un Plan anual de Transferencia.

Sobre esta materia la Constitución Nacional pareciera señalar que las asociaciones de vecinos como expresión de comunidad organizada y con autoridades que esté debidamente legitimadas, pueden asumir también transferencias, por lo tanto, no sólo el Poder Popular[3]. Es importante no olvidar que la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, autoriza a los Concejos Municipales para que dada determinadas condiciones recuperen las competencias que han sido transferidas.

El cuarto caso, es una mención indirecta y sucede en materia de Planificación, el objetivo 2.5.3.3 establece que será a través del Consejo Federal de Gobierno que se promoverá un sistema de planificación para el desarrollo territorial y productivo de la Nación, a tal fin cumplirá su función el Sistema Nacional de Planificación Pública y Popular. Recordemos que el Consejo Local de Planificación Pública, en el caso municipal, es parte integrante de ese Sistema Nacional de Planificación y por ahí podría venir el llamado Plan de la Patria Municipalizado.

Esa Planificación para el desarrollo territorial productivo de la Nación, a la que hace mención el objetivo 2.5.3.3, debe realizarse mediante el desarrollo de los Distritos Motores de Desarrollo, así como la elaboración de sistemas de gestión compartidos, en función de garantizar el mantenimiento de la vialidad, el saneamiento ambiental y la infraestructura social en todo el territorio nacional.

Este objetivo debe ser vinculado con el anuncio de la discusión en la Asamblea Nacional de la Ley Orgánica de Ordenación y Gestión Territorial[4]. Es importante no olvidar, que esta Ley fue aprobada en el año 2006 en Gaceta 5.820 y rápidamente derogada en el 2007 bajo la Gaceta 38.633.  Desde agosto 2013 pareciera que se ha impulsado la consulta pública de este proyecto de Ley, que según nota de prensa, resulta ser una versión mejorada y actualizada de la Ley promulgada en el 2006[5].

El Municipio es una amenaza para el esquema Comunal, porque es allí donde podemos comprender mejor el valor de la democracia.  Hasta ahora lo único que podemos hacer como ciudadanos, en lo inmediato, para frenar este aparente avance, es participar sin miedo y utilizar el voto directo, secreto y universal como la herramienta idónea para opinar, expresar y cívicamente defender la democracia a través del Municipio y sus nuevas autoridades.  No participar es facilitar el camino al Socialismo. 

Carlos Romero Mendoza.




[1] Asamblea Nacional. AN aprobará Plan de la Patria como Ley el martes. 29 de noviembre 2013. Online en: http://www.asambleanacional.gob.ve/noticia/show/id/5940
[2] Romero, Carlos. Una mirada al Decreto de Gestión Comunitaria de Competencias, Servicios y Otras atribuciones. Estado-Ley-Democracia. 20 de junio de 2012. Online en: http://estado-ley-democracia.blogspot.com/2012/06/una-mirada-al-decreto-de-gestion.html
[3] Romero, Carlos.  Sujetos de trasnferencia y reforma del reglamento del Consejo Federal de Gobierno. Estado-Ley-Democracia. 02 de septiembre 2013.  Online en: http://estado-ley-democracia.blogspot.com/2013/09/sujetos-de-transferencia-y-la-reforma.html
[4]Informe21.com. Ley de Ordenación Territorial limitará propiedad privada. 18 de noviembre 2013. Online en: http://informe21.com/economia/ley-de-ordenacion-territorial-limitara-la-propiedad-privada
[5]Aragua-Aldea-girardot.blogspot.com.  Ley Orgánica de Gestión y Ordenación Territorial. Recuperada el 28 de noviembre de 2013 online en: http://aragua-aldea-girardot.blogspot.com/2013/08/ley-organica-para-la-gestion-y.html