viernes, 7 de diciembre de 2012

El secuestro del Municpio


Un Alcalde debe asumir la tarea de transformar el Municipio para convertirlo en un Municipio más desarrollado y con mejor calidad de vida para beneficio de todos los vecinos; a tal fin, la Ley Orgánica del Poder Público Municipal le otorga la herramienta del Plan de Desarrollo Local a través que es el producto de un proceso de diálogo y debate con el ciudadano en un espacio institucional llamado Consejo Local de Planificación Pública, al menos eso era así hasta el año 2010.

Esa posibilidad de conducir el desarrollo del Municipio, no trascendió al espíritu de la norma jurídica, quedó allí y hoy prácticamente su capacidad ha quedado limitada  por la incorporación de los órganos del Poder Popular al Consejo Local de Planificación, que sin duda imponen la visión del Estado Comunal por encima del diseño del Estado Federal y Descentralizado.

Una entrevista a un Alcalde en funciones publicada en el portal web de El Cumanés[1] de fecha 4 de diciembre de 2012, explica el debilitamiento progresivo que ha sufrido desde hace años el Municipio y que ha sido el producto del secuestro de la voluntad popular a través de la reinterpretación unilateral del concepto y alcance de la representación popular.

Leer esa entrevista no deja otra conclusión que en el Municipio Arismendi del estado Sucre, el Estado Comunal es un hecho presente y real, funcione o no. Además, el artículo me permite reiterar que la tesis de una “constituyente municipal” como estrategia para concretar la figura Comuna como entidad local es muy probable y en este caso hay un elemento para sostener ello.

El Alcalde del Municipio Arismendi del estado Sucre, afirma en la entrevista, que está recibiendo asesoría jurídica a los fines de generar una organización local en el marco de un nuevo orden territorial, basado en las Comunas, a través de una ordenanza.  Precisamente una ordenanza marco, era el resultado final de un proceso de constituyente municipal del año 2005, que además, exigía un referendo aprobatorio local con el cual se legitimaba la ordenanza y así, a través de ella transformar la organización local del Municipio.
  
Para el Alcalde de ese municipio del estado Sucre el diseño del Estado Comunal es un “atrevimiento” que busca hacer implosionar un sistema que está muriendo para darle nacimiento a otro, que según su visión, es más justo, participativo y democrático.  En ese sentido la Alcaldía como institución política no es más que una bisagra vinculante para ese fin y las parroquias son solo parte de una forma de organización que queda en el pasado.

En la entrevista se habla de un “territorio comunal” identificado como Juan Bautista Bisou conformando por 6 Comunas, entre las cuales organizan a 102 Consejos Comunales del Municipio; y se anuncia en ese reportaje que en enero 2013 se abrirá un proceso de debate con las bases sociales de Paria a los fines de diseñar el plan del Distrito Motor Paria y que para tal fin, se ha conformado una mancomunidad de Alcaldes de la zona.

Recordemos que el Distrito Motor es una figura que puede crear el Presidente y cuya autoridad única es designado por el Presidente, esta es una de las formas de organización del Estado Comunal, creada en el Reglamento del Consejo Federal de Gobierno y que responde a la idea de una reorganización territorial en forma de regiones, que están expresamente previstas en ese Reglamento.

Cuando se lee esa entrevista, surgen varias preguntas: ¿Cuál ha sido el papel y qué piensan los concejales de ese municipio, los partidos políticos que hacen vida allí, y en general, la sociedad sobre éste proceso en el cual les transforman el Municipio haciendo uso de la legitimidad obtenida a través del voto secreto, directo y universal de los vecinos?. ¿Han tenido el espacio y la oportunidad de hablar?.

Los Alcaldes de la alternativa democrática son aproximadamente un poquito más de 50 en un mapa de 335 municipios, y si asumimos que la posición de este Alcalde en funciones es compartida por todos los Alcaldes seguidores del presidente Chávez, entonces entendemos la pasividad y el silencio, así como la inminente amenaza que vive el futuro inmediato del Municipio, ante el silencio del CNE en definir la fecha para la elección municipal del año 2013.

Se hace necesario recuperar el concepto de representación popular, pues el secuestro de la autonomía y libertad del Poder Público Municipal ha impedido que desde la institucionalidad democrática, desde los mecanismos de participación ciudadana previstos legal y legítimamente, se defienda al Municipio como única expresión de organización territorial y como la instancia política efectiva más cercana al ciudadano.   Por el contrario, el Municipio lo han convertido, como dice el Alcalde del Municipio Arismendi en la bisagra para pasar al Estado Comunal.

Carlos Romero Mendoza

No hay comentarios:

Publicar un comentario